Cuento de astronomia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1227 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LICEO BILINGÜE ROMULO GALLEGOS
El Salón de cuadros del abuelo
Todo comenzó un domingo soleado de otoño.
Valentín y su familia visitaban, como todos los fines de semana la casa de los abuelos. Era una casa grande, vieja y fría, pero ellos eran muy felices viviendo allí. ¡Tantos libros y cuadros sólo para dos viejitos! —decía Valentín— una casa con cinco habitaciones grandes y una bibliotecaenorme ¡que llega hasta el techo! Toda forrada de libros salvo la ventana que no era más alta que él, y las dos puertas, una de las cuales se abría a los pasillos: es la que usaban todos para entrar y salir. Detrás de la otra, que siempre estaba cerrada, había una sala a la que sólo entraba el abuelo. Valentín había preguntado una vez a la abuela qué hay dentro de la misteriosa sala. Ella respondió:“sólo hay cuadros viejos”. Él esperaba escuchar que hubiera algo peligroso, pero sólo cuadros…por eso le resultaba extraño que nunca la abrieran.
En las noches de visita, desde la ventana de su dormitorio, Valentín miraba al cielo y las estrellas titilaban ante sus ojos asombrados. ¡Muchísimas estrellas! Noche a noche fue descubriendo que casi todas trazaban un camino, como si un viajero con unamochila llena de azúcar hubiese ido volcándola por algún agujerito mientras recorría el cielo. ¡Qué lástima que en su casa las luces de la ciudad no le dejaban ver la mayoría de las estrellas! Aprovechaba a contemplar el cielo desde su habitación en la casa de sus abuelos, donde no se dormía hasta ver alguna estrella fugaz que le diera las buenas noches.
Pasaron muchos fines de semanas en los queValentín no sintió curiosidad por la desconocida sala de los cuadros, hasta que un día, ese domingo soleado de otoño, correteando a su hermana por la biblioteca, notó que el abuelo no estaba sentado leyendo en su sillón habitual y que la puerta del salón, que por un tiempo había llamado su atención, estaba abierta. Una chispa de curiosidad se deslizó dentro de él y lo llevó a olvidar que tenía queatrapar a su hermana, quien ya había salido corriendo en dirección al patio. Fue caminando despacio, leyendo los títulos de tantos libros como si realmente le interesaran, hasta que al llegar a la puerta entreabierta, se asomó y vio dentro del salón muchos cuadros en las paredes, uno al lado del otro. Confirmó que realmente había cuadros. A su izquierda, retratos; a la derecha, paisajes naturales;y en la pared enfrentada a la puerta un solo cuadro que sólo parecía un marco encerrando una tela blanca. No estaba seguro porque su abuelo que se encontraba adentro, estaba parado mirándolo y le tapaba gran parte. De pronto y sin más interrupción que el crujido de la puerta que se cerraba lentamente, una gran luz brilló desde el cuadro y al instante comenzó a escucharse un suave sonido que,acompañando a la aparición, ¡también provenía del cuadro!
—¡Por fin, después de tantos años ocurrió de nuevo! —gritó el abuelo.
Imaginemos a Valentín, no entendía qué pasaba. De un momento para el otro de un cuadro en blanco, ¡surgía luz y una extraña música!
El abuelo estaba maravillado. Se maravilló más aún cuando advirtió que su nieto miraba desde la biblioteca y el cuadro seguía brillando ysonando.
Entra Valentín. Tengo algo que mostrarte —le dijo. Él obedeció, como siempre. Cuanto más se acercaba pudo ver mejor lo que en la tela blanca se había dibujado. De cada color salía un sonido, que se oía más fuerte mientras más brillante era, y de la combinación de todos los colores se componía una música hermosa que jamás había escuchado.
El abuelo miraba con nostalgia y alegría laaparición.
¿Qué es esto abuelo? —preguntó el muchacho.
—Es un antiguo cuadro que tras su engañosa apariencia, oculta una ventana al espacio infinito. Tu presencia aquí hizo que esto sucediera, hacía años que sólo era un lienzo blanco. Tu interés por conocer el Universo, ha despertado la magia del cuadro y desde ahora tal vez puedas ver, cada vez que nos visites, lo que a veces ni grandes inventos...
tracking img