Cuento de corchito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (948 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 27 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El cuento de Corchito

Esta historia (que es un poco mi historia) empieza así:

Un día nacieron dos escarabajos de verdad.
Porque aunque este es un cuento, les aseguro que los escarabajos erande verdad.
La cuevita queda en Avenida Pasto Seco, esquina Rama, segunda hojita, abajo.
Allí nacieron, entre el parloteo ronco de los papás, Carozo y Corchito.
Al principio se dedicaron a mirar ellugar donde vivían, a
comer lo que encontraban, conocer a la familia...
Hasta que un día, Corchito dijo:
-¡Pero qué manera de vivir es ésta! ¡Yo quiero subir, salir, me quiero ir y lo voy a decidir!- ¡De ninguna manera!- le ordenó Carozo.
Afuera te pueden pasar cosas horribles, terribles, incorregibles y temibles.
¡Un escarabajo tiene que estar cara abajo!
- ¿Pero qué manera de hablar esésa?- le preguntó asombrado Corchito.
- ¡De alguna manera te lo tenía que decir!
-¡Pero esa no es una manera!
-... ¿De manera que te vas?
- Sí. Me voy por el mundo para conocerlo, ¡porque quieroverlo, olerlo y quererlo!
¡Yo soy Corchito y salgo al tranquito!
- ¡De cualquier manera te voy a convencer! ¡Yo soy Carozo y me quedo en el pozo!

Y así Corchito salió con una pizca de miedo, unpedacito de asombro, alegría rallada, y todo bien revuelto y sin grumos.

“¡Qué grande que es esto!” dijo cuando se asomó a la puerta. “¡Qué blanco!¡Qué frío!¡Qué ruidos!”

Y siempre pensando lomismo se puso en marcha, hasta que encontró una piedra en el camino y quiso empujarla para poder seguir…
¡Fuerza con una pata! ¡Fuerza con la otra! ¡Fuerza Corchito!
Pero no. No y no.
Él no sabía queiba a encontrar piedras, ¡y mucho menos que no las podría mover!
Y lloró Corchito.
Pero casi dejó de llorar cuando descubrió que podía trepar a la piedra y bajarse por el otro lado.
Y dejó dellorar del todo cuando pensó que también podía pasarla dando una vuelta.

Corchito había llevado un poco de comida pero ya no tenía más. ¿Quién le daría ahora?
De pronto, debajo de un árbol, escuchó...
tracking img