Cuento: despues de la tormenta viene la calma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8753 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DESPUÉS DEL A TORMENTA VIENE LA CALMA

Allá en aquel pueblo, sí, allá en aquel pequeño pueblito, llamado Boquiapa vivíamos mis padres, mis dos hermanas y yo; mi padre se llamaba Pedro, mi madre Maria, mi hermana la mayor Juana y mi otra hermana Gaby y yo la más pequeña de la familia me llamo Lupita.

En mi pueblo todo sobrevivíamos del campo, bueno no había otra manera de hacerlo,pero ahora solo recuerdo aquella fecha tan inolvidable. Todo empezó aquella tarde: 25 de julio de 1960, con un fuerte viento y unas enormes manchas de nubes que cubrían gran parte del cielo, al caer la noche una fuerte lluvia había sido el principio de lo que más tarde pasaría.; sí, solo una noche basto para que mi padre perdiera lo que tanto le había costado, su cosecha, pues era el sustento demi familia.

Al día siguiente por la mañana las lágrimas de mi padre marcaba la pauta de su gran tristeza y preocupación porque había perdido la única esperanza de sobrevivir.

Pues ahora solo quedaba pensar de que manera superar esta mala suerte que nos había tocado vivir.

Mi tío santiago se había enterado de lo que a nosotros no había pasado, él era un hermano demi padre, él más pequeño, vivía solo, bueno la verdad se había casado pero por problemas con su esposa se tuvieron que separar. El se había marchado a la ciudad desde muy niño, pues ahora vive algo mejor que nosotros por eso vino para llevarnos con él, pero mi madre se ha negado a bandorar nuestro humilde hogar que con años le había costado construir y la verdad es que no estamos acostumbrado asalir fuera de nuestro pueblo, por esa razón mi madre se negó.

Pues ni modo no había otra solución, solo mis dos hermanas se tuvieron que ir, mis padres y yo nos quedamos muy triste al verlo marchar.

Creo que mis hermanas tampoco se habían ido tan contentas, ya que en su mirada se reflejaba una gran tristeza, pobrecita de ellas los momentos de angustia que tuvieron quepasar, les costó mucho trabajo adaptarse a otra forma de vida. Que lástima que yo no podía ayudar a mi familia, puesto que todavía era muy pequeña, solo tenía 6 años. Como deseaba en esos momentos ser hombre y no mujer y el mayor de la casa, para así poder ayudar a mis padres a trabajar, pero que mala suerte al pensar y desearlo, por que era algo imposible.

Al tercer día de que mishermanas nos habían abandonados, mi tío había regresado para darnos la noticia de que ellas ya habían encontrado un trabajo y también había venido para darnos algo de dinero para sobrevivir mientras ellas lograban juntar algo para traernos, ¡ha! como había alegrado a mi madre esa noticia, pues la pobre se la pasaba pensando y llorando casi todo el día, pues la tontas de mis hermanas no sabíanhacer nada, esa era la gran preocupación de mi madre, pues decía que nunca iban a encontrar trabajo.

Recuerdo que el pobre de mi tío le había entrado la noche pues por estar platicando con mi padre sobre lo que a él le había costado acostumbrarse a vivir en un lugar muy diferente al pueblo. El pobrecito tuvo que dormir en una hamaca viejita que mi padre había comprado la última vez quefue a la ciudad, que hasta por cierto los moscos se habían aprovechado de él, que pena que mi familia no le había podido dar un mejor lugar para descansar.

Al día siguiente por la mañana muy temprano, Santiago había dejado de nueva cuenta una gran tristeza en mis padres, bueno, ya no tanto como al principio cuando mis hermanitas se fueron.

Casi tuvo que pasar un mes para queunas de mis hermanas regresara; ya mis padres estaban muy preocupados, pues, ya ni mi tío había regresado para infórmanos de ellas.

Solo mi hermana la mayor Juana nos había ido a visitar, mi madre se puso tan contenta al verla llegar pero se entristeció cuando supo que mi otra hermana Gaby, la consentida de mi madre no llegaría.

Bueno tal parece que les estaba yendo...
tracking img