Cuento juvenil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1748 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SIRIUS “El HOMBRE MISTERIOSO”

Es una gran verdad que todos días, a todas horas, en cualquier rincón del mundo puede ocurrir un acontecimiento misterioso. Pero, también es cierto que en la mayoría de las ocasiones, únicamente son conscientes del mismo las personas que se ven directamente implicadas, siendo para los demás una mera ilusión de mentes exaltadas.
Os voy a relatar la historiafantástica de la que fui testigo hace mucho, mucho  tiempo, cuando todavía algunos se reunían en los cafés para charlar y exponer sus creaciones literarias.
Nos encontrábamos varios amigos narrando algunas de las obritas literarias que se podrían definir como muy corrientes, si bien para nosotros eran creaciones importantísimas que fijarían el rumbo de la Literatura durante los próximos cien odoscientos años.
No recuerdo ni el año ni la hora exacta, y sin embargo sí que se grabó en mi mente que era el día cinco de febrero, día de Santa Águeda, patrona de las mujeres, porque solamente en aquel día podían haberse dado las circunstancias propicias para que la historia comenzase como lo hizo.
-¡Dónde están los hombres de este café!-gritó al entrar un misterioso caballero.
Como es evidente, nadamás terminar la frase, se levantó un enorme revuelo entre las asistentes que se miraron sorprendidas de la verdad aparente de aquella afirmación.
En ese preciso momento, Alfonso, uno de los amantes de la literatura, que permanecíamos en un pequeño apartado, salió impetuosamente para recibir, como se merecía,  al insolente recién llegado
-¿Qué problema tienes? –le espetó airadamente.
-¿Yoninguno y usted? -contestó el caballero misterioso
-Creo que es usted un mal educado como ha demostrado al  entrar de esa forma tan arrogante-continuó Alfonso.
-Bueno. Tal vez no me ha entendido, pero mi frase no era insultante, simplemente exponía algo que me ha sorprendido cuando he entrado.
-No. Yo creo que usted ha sido bastante  prepotente.
Lo cierto es que la conversación se estaba acalorandopor momentos , al menos por la parte que correspondía a Alfonso, y pensado que podía ir a peor, salté a la palestra.
-Calma, Alfonso. De seguro que este caballero no deseaba importunarnos.
-¡No sé! Creo que se está riendo de nosotros.
-No ha podido burlarse, pues al entrar no nos había visto.
-Tal vez tengas razón-continuó Alfonso aplacando su ira.
Entonces, como si todavía quisiese echarmás leña al fuego, el misterioso caballero continuó la conversación.
-Pienso sinceramente que si usted ha saltado de esa forma ha sido porque en sí mismo es un tanto agresivo.
-¡Dios! –Me dije- esta frasecita va a complicar la situación, pero algo debió de ocurrir en la mente de mi amigo Alfonso porque se echó a reír.
-¡Já! ¡Ja! ¡Ja! Creo que usted es un tanto snob al contestar de esa forma. AhoraAl final va a resultar que no es nada más que un tiquis miquis que sólo sabe utilizar la frase de que “los demás son nuestros espejos”
-¿Y no es así? –contestó el caballero con serenidad.
-Bueno, lo que usted diga. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!-terminó la frase Alfonso.
-Dígame. ¿Qué le trae por aquí? –le pregunté cortésmente y con la confianza en que la “discusión” terminase.
-Me habían dicho que en estecafé había í aficionados a la creación literaria, y me gustaría aprender.
Cuando se expresó de aquella manera tan sencilla, me quedé perplejo. Se me ocurrió que tal vez podía charlar un rato con nosotros. Miré a Alfonso y como si fuese lo más normal del mundo le dijo.
-¡Tal vez quiera  pagar unas rondas!
De nuevo no sabía qué pensar ni cómo se tomaría el invitado aquella frase.
-Encantado.Aprender siempre tiene un precio.
Creo que todos los clientes del café nos quedamos con la boca abierta y sin saber qué decir. El caballero misterioso parecía saber qué quería en la vida, cosa que nosotros, unos simples principiantes en la misma, todavía no habíamos llegado a definir. Y pienso que aquella frase fue la que me llegó tan al fondo de mi espíritu que permaneció como una marca...
tracking img