Cuento: mi amigo el árbol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (352 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“MI AMIGO EL ÁRBOL”

El jardín estaba agitado ese día. Los árboles movían sus hojas empujadas por el viento del invierno, produciendo un suave murmullo.
Gonzalo era un niño muy especial, ya queentendía el lenguaje de los árboles. Un día, estaba jugando a la pelota y se puso a escuchar una conversación mezclada con risas y burlas.
Hablaban sobre un castaño y decían:
-Míralo qué ridículo,¡está pelado!
-Se ve horrible, con sus palos mirando al cielo, sin una hoja. ¿Qué hace entre nosotros? Todos tenemos bonitas hojas y él está completamente desnudo.
-Yo quiero ser amigo deustedes,-Les dijo el castaño.
-Ni locos,-contestaron los demás.
-Contigo nada.
-Nosotros no nos juntamos con palos secos.
Gonzalo se apenó por el árbol, se acercó a él, y abrazó su tronco viejo:
-yoseré tú amigo arbolito,-le dijo,- te regaré todos los días, charlaré contigo y guardaré mi pelota en tus ramas desnudas.
Y Gonzalo cumplió su promesa.
El castaño estaba agradecido a su único amigo,pero no sabía cómo demostrarle su amistad.
Un día, al llegar la primavera Gonzalo sintió algo extraño mientras acariciaba con sus manos las ramas del castaño. Miró y notó que el castaño estaba lleno debrotes. Se puso muy contento y lo siguió regando con amor hasta que los brotes se fueron convirtiendo en flores y más flores.
El castaño había encontrado la manera de agradecerle a su amigo todossus cuidados.
Las personas que pasaban por el jardín comentaban “Qué árbol más bonito”,
“Qué maravilla”, “Nunca había visto tantas flores”.
Los otros árboles miraban avergonzados al castaño llenode hojas y flores.
Era, sin duda, el árbol más bonito del jardín.
Hablaron y se dieron cuenta de lo tontos que habían sido al tratar mal a un majestuoso castaño que mantenía su humildad y no lesreprochaba su falta de solidaridad.
-¿Quieres charlar con nosotros? –Le preguntó tímidamente una acacia.
-¡Por supuesto!, -Le contestó el castaño, -Si todos somos árboles.
Y Gonzalo sonreía feliz...
tracking img