Cuento: raton feroz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1510 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA VERDADERA HISTORIA DEL RATÓN FEROZ
de Graciela Montes
Libros del Quirquincho


Había una vez un ratoncito de ojos redondos y bigotes cortitos que estaba un poco preocupado. Y estaba preocupado porque lo que menos quería él en el mundo era ser un ratoncito de ojos redondos y bigotes cortitos. Lo que él quería, más que nada, era ser un Ratón Feroz.
El ratoncito de ojos redondosy bigotes cortitos se paraba muchas veces frente al espejo y ponía cara de Ratón Feroz, cara de ratón que asusta.
Después, con mucho cuidado de que la cara no se le desarmara, corría a buscar a su mamá, que estaba sentada en el sillón de leer, leyendo un libro de tapas rojas:
— ¡Bu! — le gritaba el ratoncito de sopetón.
— Hola, ratoncito — decía la mamá sin dejar de leer ellibro.
Y le sonreía con la sonrisa con que las mamás ratonas les sonríen a los ratoncitos de ojos redondos y bigotes cortitos cuando están sentadas en el sillón de leer.
"¡Qué mala suerte! No la asusté", pensaba el ratoncito. Y se quedaba un poco más preocupado.
Entonces iba corriendo a buscar al hermano mayor.
El hermano mayor estaba sentado en la silla de hacer losdeberes.
El ratoncito tomaba mucho aire, ponía cara de Ratón Feroz y le decía de sopetón:
— ¡Bu!
— Hola, ratoncito — le decía el hermano mayor sin levantar los ojos del cuaderno.
Y ponía la cara que ponen los hermanos mayores que hacen los deberes cuando vienen a interrumpirlos los ratoncitos de ojos redondos y bigotes cortitos.
"¡Qué lástima! Parece que no puedoasustar a nadie...", pensaba el ratoncito. Y se quedaba más preocupado todavía.
Cuando oía el clin clin de la caja de las herramientas iba corriendo a la puerta para buscar al papá, que volvía del trabajo.
— ¡Bu! — le gritaba el ratoncito de sopetón, con su mejor cara de Ratón Feroz.
— ¡Ay, qué susto! — decía el papá apoyando en el suelo la caja de las herramientas.
"¡Quésuerte! ¡Lo asusté!", pensaba el ratoncito.
Pero justo en ese momento el papá le sonreía, le hacía upa y le daba un beso en el cachete, al lado del bigote cortito.
"Así no vale", pensaba el ratoncito. "A un Ratón Feroz no se le hace upa, ni se le sonríe, y menos que menos se le dan besitos." Y se quedó preocupadísimo.
Durante días y días el ratoncito trató de convertirse enun Ratón Feroz.
Se puso un colador en la cabeza y una corbata roja en el cuello. Se puso los anteojos del papá y el pasamontañas del hermano mayor. Se puso una zanahoria en la nariz y una cáscara de zapallo en la cabeza.
Pero nada. Ni un sustito. Él era, para todo el mundo, un ratoncito de ojos redondos y bigotes cortitos que apenas si empezaba a ir al jardín de infantes. Y cada vezque pensaba en todo esto el ratoncito se ponía preocupado, preocupado.
Un día el papá le dijo:
— Vamos a jugar un juego.
— ¡Ya sé! — gritó el ratoncito con los ojos redondos muy brillantes y los bigotes cortitos enrulados de puro contento—. Vamos a jugar a disfrazarnos.
— Ah, muy bien —dijo el papá—. Es un buen juego.
— Yo ya sé de qué me voy a disfrazar —dijo elratoncito.
— ¿De qué te vas a disfrazar? —le preguntó el papá.
— Yo me disfrazo de Ratón Feroz.
— Ah, muy bien — dijo el papá—. Es un buen disfraz.
Y muy pero muy en secreto, a escondidas, el ratoncito de ojos redondos y bigotes cortitos y su papá fabricaron la famosa careta del Ratón Feroz.
Trabajaron con papel, con serpentinas, con ruleros, con lana, concartones, con témpera, con clavos y algodones, y un día dijeron:
— ¡Ya está lista! ¡Qué espantosa!
Y cuando la miraron bien, ellos mismos se asustaron.
— Me la quiero poner — dijo el ratoncito.
Entonces el papá se la ató muy bien con tres piolines.
El ratoncito corrió a mirarse en el espejo.
— Es muy feroz, papi — dijo.
— Sí — dijo el papá—, es muy...
tracking img