Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (440 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capricho de amor
Un pollo en las ollas de todos los campesinos, todos los domingos. Enrique IV

Así de generoso era con su plebe, con sus súbditos. Pero aun más con sus amantes y sus ganas deamar.
Nuestro Enrique también tenía una menos celebre, pero no menos utilizada, frase que decía: “Una hermosa dama en la cama del rey todos los domingos, preferentemente que la mujer varíe pero laperiodicidad se sostenga”. Altamente conocida es la obsesión por amantes que profesaba el Borbón.
Una de las mujeres que conocieron la pasión del Buen Rey es la que dejó constancia de unos encuentrosque se realizaron en la casa real.
Los relatos datan de los comienzos del siglo XVII. Ya casado con la madre de su heredero al trono, Enrique el Grande comenzó a amar de una manera diferente.
Elprimer encuentro amoroso plural del rey se realizó en el salón de armas del palacio. Éste estuvo organizado por la amante del monarca, la condesa Catalina. Fue la condesa organizadora de los encuentros laque dejó cada amorío grupal descripto en las cartas que enviaba a su hermana.
Catalina conoció a Enrique IV cuando intervino en las negociaciones de la financiación de los viajes a América delnorte, en los cuales se establecieron las primeras colonias en Canadá.
La condesa fue quien recibió el pedido de darle algo nuevo a la hora de amar al monarca. Catalina, amante de todo lo extraño, erauna fiel fanática de Oriente. Ella siempre estuvo dispuesta a escuchar relatos de los viajeros que venían con historias extraordinarias desde aquellas latitudes. En una ocasión le contaron de las orgíassilvestres que se le organizaban al emperador en el imperio Tsing.
Ella tomó esa idea de un encuentro carnal en grupo para poder sorprender a Enrique IV, quien a la hora de amar ya había estado conmuchas mujeres pero nunca al mismo momento. Así fue que la amante del soberano organizó el encuentro carnal más extraordinario al que un monarca haya asistido.
La sala de armas del palacio fue...
tracking img