Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4407 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Príncipe de las tinieblas

El doctor Walter mira por la ventana la caída de la tarde y ve como las sombras se hacen cada vez más largas e indefinidas. Sabe que le queda poco tiempo, pues tardó demasiado en decidirse. Ahora deberá hacer una carrera contra la noche que avanza lenta pero inexorable. Debió tomar una decisión drástica: o se marchaba con el alma marchita y vencida o finalmente secobraba venganza por la muerte de su querida hija Ana, aunque deba pagar con su propia vida. Para ello debió vencer su eterna cobardía en un desesperado intento por serenar su espíritu. 
Cuando uno de los criados encontró el cuerpito de la niña apenas adolescente, violada y con el cuello roto entre el monte que circunda la hacienda, sintió que él también de a poco comenzaba a morirse. Todavía sentíaen sus labios aquel beso gélido y postrero sobre la frente de Ana.

Walter, tras la muerte de su joven mujer, solo y con su hija Ana de apenas nueve años, decidió alejarse de la ciudad yendo a vivir a una casona de la familia en plena campiña tratando de darle a la niña más seguridad y dedicarle más de su precioso tiempo que los negocios en la ciudad le habían arrebatado. Mientras tanto él sededicaría a lo que realmente disfrutaba hacer: escribir. Tenía varias ideas esperando y una incansable imaginación a la que por fin le podría dar rienda suelta. 
Walter es un hombre de unos cincuenta años, menudo e inquieto, Después de la pérdida de su esposa, vencido y con cierto cansancio moral por un siglo XX que se venía con guerras, pestes, destrucción y sobre todo mucha mediocridad a la queun hombre culto como él le costaba adaptarse. Él siempre prefirió caminar por el borde del mundo de los sueños, que lastiman menos, acarician más y de los que de ser necesario, siempre se puede escapar.
Finalmente tomó la decisión. Delegó la administración de los negocios de su familia y en el campo trató de comenzar con su hija una vida nueva y feliz. Pero al tiempo de establecerse, la soledad yla velocidad de su genio fueron produciendo algunos cambios en su conducta. 
Ignoraba a su hija, apenas adolescente, que deambulaba todo el día sin rumbo dentro de la finca sobre una yegua blanca que su padre le había regalado. Encerrado en su dolor el hombre se refugió en sus propias fantasías comenzando a beber. Luego dejó de afeitarse y dejó su pelo largo y desprolijo, lo que agigantaba másla creencia general de que se estaba volviendo loco.
-o- 

Walter rompió la copa contra el piso, fue a su habitación y tomó del cajón de su mesa de luz un crucifijo con cadena de plata que fuera obsequio de su mujer. La besó con devoción y la colgó de su cuello, se persignó y comenzó a rezar en voz alta transpirando copiosamente, pero no el sudor cálido producto del esfuerzo, si no ese fríoproducido por el temor, los nervios y esa eterna cobardía que casi siempre sobrepasa su fuerza de voluntad. Volvió a mirar por la ventana como las sombras “reptaban” alargándose. 
Finalmente y de forma espasmódica tomó la gran decisión. Fue casi corriendo hasta el leñero del hogar, revolvió hasta encontrar un tronco de madera dura y rojiza de unos cincuenta cm. de largo y no muy grueso. Luego seencaminó a la cocina que estaba vacía pues el personal de la finca ya se había retirado y sobre la tabla de cortar carne, con una hachuela de trozar pollos comenzó a sacarle punta para hacer una estaca. Cada golpe se multiplica por mil en la soledad de la casa y se va expandiendo por la campiña adormecida. Cada tanto mira por la ventana calculando cuanto tiempo falta para que llegue la noche, mientrasse limpia la transpiración de la frente con una de sus mangas. Se aflojó el corbatín de lazo del cuello para respirar mejor. Luego se quitó la chaqueta sintiendo el frío de la camisa pegada a la espalda por el sudor. Cuando la punta de la estaca estuvo terminada, salió por la puerta mosquitera y cruzó el patio casi corriendo hasta las caballerizas entre el chillido y aleteo de los patos y...
tracking img