Cultura de narte de carolina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7757 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
Desde los picos montañosos más altos de los Estados Unidos hasta las inmaculadas playas de las islas de barrera, Carolina del Norte cuenta con una diversidad exclusiva. Entierre los pies en la arena fresca de Carolina del Norte en sus 480 kilómetros (300 millas) de costa y experimente la historia y la belleza natural de lugares como el Monumento Nacional de los Hermanos Wright(Wright Brothers National Memorial), el Acorazado Carolina del Norte (the Battleship North Carolina) y algunos de los faros más famosos y antiguos de los Estados Unidos.
 
Visite el hogar más grande de los Estados Unidos, el estado de Biltmore, que lo cautivará con sus extraordinarios jardines, la bodega más visitada en Estados Unidos y su campo de la Cordillera Azul (Blue Ridge) de 3240 hectáreas(8000 acres). Recorra la Autopista de la Cordillera Azul y contemple las vistas panorámicas, los parques estatales, los bosques nacionales, las zonas para hacer picnic y algunos de los senderos para excursionistas más espectaculares de Carolina del Norte. Pescar, navegar en canoa, hacer rafting en aguas rápidas y acampar son maneras ideales para disfrutar las maravillas naturales de la montaña.
 Cerca de la ciudad Real de Charlotte, el Autódromo de Lowe’s (Lowe’s Motor Speedway) es la meca del automovilismo. Además de presentar muchos eventos y carreras NASCAR, los visitantes pueden experimentar la emoción de correr ellos mismos mediante recorridas, atracciones y entretenimiento en el Parque de la Velocidad NASCAR (NASCAR SpeedPark).
 
¿Le gusta el golf? Carolina del Norte cuenta conmás de 500 campos de golf que se extienden a lo largo de algunos de los paisajes más hermosos del mundo. El Complejo del Bosque de Pinos (Pinehurst Resort), hogar de los Campeonatos Abiertos de los Estados Unidos 1999 y 2005, presenta ocho campos de golf de primera clase mundial. Además, los visitantes pueden disfrutar del spa, hacer tenis, nadar, pescar y andar en bicicleta entre muchos otrosdeportes de campo. Los visitantes, además del golf, pueden encontrar variedades de comidas exquisitas desde una barbacoa típica del Sur, tortas de maíz fritas y té dulce, hasta mariscos frescos acompañados de una gran variedad de vinos premiados estacionados en el Estado de los Tacos con Brea. Desde las playas a las montañas, Carolina del Norte tiene algo para todos los gustos.

LA COCINA DE CAROLINADEL NORTE

INTRODUCCIÓN
Antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, era evidente que ya había
desaparecido el estilo de vida que muchos de nosotros habíamos disfrutado durante
nuestra infancia. Ese estilo de vida incluía tres comidas diarias; y los domingos, el
mágico almuerzo. Los menús semanales, en los que no faltaba el arrollado de carne
todos los miércoles, y la carne seca a lacrema los jueves, lejos de ser monótonos más
bien ofrecían cierta seguridad. Para el Día de Acción de Gracias íbamos al otro lado de
la colina “cruzando el bosque y el río” a casa de la abuela. Hoy, la casa ya no está allí,
y el sendero que utilizábamos entonces bien puede que ahora sea una autopista.
En el pasado, no sólo crecíamos sintiéndonos seguros. También había mucha
estabilidad,simbolizada en cierta forma por la cantidad de recetas usadas entre 1920 y
1940, en las que se empleaba una caja de cinco centavos de esto y un frasco de diez
centavos de aquello. Era la época en que nuestras madres usaban esos delantales
con encajes y se quedaban en la casa, que era su único dominio, mientras nuestros
padres salían a traer el sustento. Muchos acontecimientos sucedieron durante esosaños; sin embargo, había algo que sí era seguro: nuestra vida era noble y buena. Y es
que parecía que un ángel guardián culinario siempre velaba para que nuestro dulce de
chocolate alcanzara su punto y el de menta no se cristalizara; para que los encurtidos
no quedaran resbalosos; para que el repollo cocido con vinagre, al que llamábamos
kraut, no se llenara de moho; y para que nuestro pan...
tracking img