Cultura versus violencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1220 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CULTURA VERSUS VIOLENCIA
Por: Guillermo Linero Montes

Hace un poco más de veinte años, colaboré con la revista Ulrika, encargándome de la sesión de artes plásticas, y escribía también una columna titulada “sólo palabras”, sobre asuntos actuales de la literatura. Ambos proyectos se fueron a pique por los “modos y maneras” del poeta Rafael del Castillo, director por entonces de la revistaUlrika, y luego fundador y director, como aún lo sigue siendo, del Festival Internacional de Poesía de Bogotá.
Hoy, luego de esos años, se conmemora la primera veintena de dicho festival, para lo cual se me ha invitado a participar dando un concepto o expresando un simple comentario acerca de lo que ha sido en términos de acción cultural su desempeño. Y no podría negarme a eso, porque es unarealidad histórica de apuño, al menos en nuestra experiencia nacional literaria, que la revista Ulrika y el Festival, por encima de los “modos y maneras” de su director, hacen parte del registro de las expresiones creativas de las últimas tres décadas: casi todos sus colaboradores inmediatos –muy jóvenes entonces- ocupan un lugar de prestigio en el campo específico de su arte, y un apreciable número delas buenas noticias literarias sucedidas en el país en esta última veintena, están conexionadas con la existencia del festival.
Y no podría negarme, tampoco, porque he sido testigo de primera fila, si no de las finalidades personalísimas de quienes dirigen al festival y la revista, sí, de lo que el azar, y la simple lógica de los efectos, producen cuando hay encuentros entre artistas con elobjetivo de intercambiar experiencias (obvio que de vida, pero también de…) estética. De tal suerte, que puesto a visualizar la memoria de estos proyectos, encuentro que está cundida de personajes, protagonistas de la poesía internacional y nacional, por los que tendría muchas cosas que decir. Con todo, prefiero referirme desde mi experiencia de pintor, o mejor de crítico de arte, a cómo susorganizadores han tenido presente que la poesía liga con las demás artes, y en el caso de su alianza con la pintura, los resultados son de incuestionable factura. Así, se han cuidado, los organizadores del festival, de acompañar cada encuentro con imágenes (afiches promocionales e ilustraciones para la revista) de artistas de la talla y dignidad de, Fernando Oramas, Edgar Negret, Humberto Giangrandi,Augusto Rendón, Hernando Carrizosa, David Manzur, Vladdo y Fernando Uhía, entre otros. No podría decirse, que los haya movido un criterio estético puntual, pero en asuntos del arte, se sabe que todo no puede ser producto de preconceptos. De hecho el lenguaje de cada uno de estos pintores, si se juntaran, de seguro constituirían una especie de fiesta, donde todos, entre sí, serían extraños. Nadie esperatampoco que así no lo sea, y de hecho esta nota no es para advertir falencias, sino para subrayar atinos.
A mi juicio, por útil o inútil, que hayan sido los festivales –no sólo el de la revista Ulrika, sino también sus homólogos de Medellín, Manizales, etc.,…- no hay nada peor que si no hubieran sido. En efecto, lo que permite a una ciudad o a una nación el logro de manifestaciones creativas,dignas de mostrar, casi siempre ha respondido a situaciones nada previsibles. Así, al surrealismo, por ejemplo, lo conformaron artistas disímiles a los que unió una sola afinidad: huir de las guerras civiles de sus países de origen. Y a los poetas y artistas de la generación Beat, verbigracia, los relacionaba el mundo del hipismo, que para la pacata sociedad norteamericana de mediados del sigloXX, sus expresiones de irreverencia eran, entre todo lo no poético, lo menos poético.
Tampoco los referentes, sobre alianzas funcionales entre la poesía y la pintura, más representativas de la historia del arte, fueron producto de conscientes acuerdos estéticos. Me explico: Tolouse Lautrec no tenía por qué coincidir estéticamente con los artistas (bailarines, músicos y poetas) del Moulin Rouge...
tracking img