Cuturas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5050 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 7 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cultura, contracultura y marginalidad
Luis Brito García
Luis Brito García: Novelista, dramaturgo y ensayista venezolano. Abogado y Doc-
tor en Derecho Público. Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales
de la Universidad Central de Venezuela. Ha ganado en dos oportunidades el Pre-
mio Casa de las Américas, con su libro de cuentos "Rajatabla" y su novela "Abrapa-
labra".
Sedemuestra en este ensayo cómo las subculturas "son instrumentos de adaptación y de supervivencia de la cultura y del organismo social ". La contracultura es "una guerra entre modelos, una batalla entre concepciones", reflejo de "la discordia de grupos que ya no se encuentran ni integrados ni protegidos dentro del cuerposocial". Los sectores marginados como creadores de subculturas. El marginadorconvierte al marginado en infrahumano, supremo disidente. El mito de Prometeo y su opuesto: la contracultura o el fuego desencadenado y la búsqueda de un tiempo nuevo, he aquí algunos de los motivos de Zas inquietantes reflexiones del autor, quien considera debe detectarse en la cultura la raíz de todos los conflictos. Liquidar físicamente a los agentes de la contracultura significaría laliquidación de la so-
ciedad misma. La obvia definición de Clausewitz postula que el objetivo de la guerra consiste en
imponer nuestra voluntad al enemigo. Postula también que la guerrra es la continuación de la política, por otros medios. Omite decir que la política es la continuación de la cultura, por otras vías. El aparato político - que se define por el monopolio de la violencia legítima en unasociedad determinada - sólo existe para operar, represivamente, aquellos aspectos de la conformación de la conducta que los mecanismos de la cultura no han podido inculcar en el hombre. El aparato estatal surge, por tanto, para cubrir los fallos del aparato cultural y es - por cuanto sociedad y cultura aparecen antes que el Estado - residuo de éste.

LA CULTURA COMO CONFLICTO
La guerra, por su parte,estalla cuando el aparato político no encuentra otra forma de llevar adelante sus propósitos que mediante la imposición armada. Las bombas empiezan a caer cuando han fallado los símbolos. De allí que la raíz de los conflictos deba ser detectada en la cultura: dentro de ésta o a través de ésta se logra la imposición de patrones de conducta al enemigo extraterritorial o de clase, se inculcanconcepciones del mundo, valores y actitudes. A la larga, el aparato político no puede imponer y mucho menos defender victoriosamente en guerra lo que la cultura niega. Montesquieu intentó señalar esta misteriosa relación entre normas coercitivas (leyes) y realidades culturales (espíritu) concluyendo que sólo la coordinación entre unas y otras permite la aplicación del sistema legal y su eficacia en unasociedad determinada. Adelantó decididamente fórmulas para hacer que las leyes coincidieran con el espíritu y postuló, tímidamente, consejos para hacer que el espíritu pudiera adaptarse a las leyes. El jurista más inteligente de su época respetaba antes al espíritu que a la norma.
Dos siglos han pasado y las relaciones se han invertido. Mediante las operaciones de penetración, de investigaciónmotivacional de propaganda y de educación, los aparatos políticos y económicos han asumido la tarea de operar en el cuerpo viviente de la cultura. Esta intervención tiene como instrumental quirúrgico un arsenal de símbolos; como campo, el planeta, y como presa, la conciencia humana. Sus cañones son los medios de comunicación de masas; sus proyectiles, las ideologías. La ubicuidad de la lloviznaradioactiva es deleznable frente a la persuasividad y armisticios; la de la cultura, no.
Cuando del seno de la cultura surge una contracultura que dialécticamente se le opone y la contradice, la sociedad no puede liquidar físicamente a sus cultores porque significaría la aniquilación propia. Debe, pues, sostener una ofensiva ideológica; un tipo especial de ofensiva destinada a negar sus mismos...
tracking img