Danielle steelaccidente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 418 (104290 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Danielle Steel

Accidente

A Popeye, que siempre está a mano cuando le necesitas, en las cosas importantes y en las minucias.
Cada hora cada minuto de cada día, siempre te querré.
Con todo mi corazón y todo mi amor.

CAPITULO PRIMERO

Corría una de esas tardes de sábado de abril tan perfectas, tan deliciosamente tibias, en las que una brisa de seda acaricia las mejillas y unoquerría vivir para siempre al aire libre.
El día ! había sido largo y soleado.
Mientras al filo de las cinco cruzaba el puente Golden Gate en dirección del condado de Marín, Page contempló las aguas de la otra orilla y quedó maravillada.
Miró de soslayo a su hijo, que iba sentado a su lado y cuyas facciones parecían una réplica de ella misma.
Su rubio cabello se levantaba muy tieso allí dondelo había aplastado la gorra de béisbol, y tenía la cara cubierta de mugre.
Andrew Patterson Clarke había cumplido siete años el martes anterior.
Mientras iban en el coche, relajándose tras el partido, se percibía con toda intensidad los lazos que les unían.
Page Clarke era una buena madre, una esposa leal y la clase de amiga que todo el mundo ansía tener.
Se preocupaba por los demás, prodigabacariño, se entregaba con ahínco en cualquier menester, ayudaba a las personas que significaban algo para ella y poseía una vena artística que causaba asombro entre sus amistades, además de ser una mujer muy bella y una compañía muy divertida.
-Hoy has jugado de maravilla -elogió a su hijo con una sonrisa, soltando brevemente una mano del volante para enmarañarle el cabello revuelto.
Andrewtenía una mata de pelo de color pajizo idéntico al de ella, sus mismos ojos azules y grandes, la tez también de tonos cremosos, salvo que la del niño estaba trufada de pecas-.
Me ha dejado impresionada aquella pelota que has atrapado en el outfield.
Temía que os marcaran una carrera a la base.
Siempre le acompañaba a los partidos, a las representaciones teatrales de la escuela y a las excursionescampestres con la clase o con los amigos.
Lo hacía porque le encantaba y por lo mucho que le quería.
Andy lo sabía.
-Yo también he creído que nos sacarían un punto -dijo, e hizo una mueca enseñando las encías allí donde hasta pocos días antes se asentaban los dos incisivos-.
Estaba seguro de que Benjie terminaría todo el circuito.
-Emitió un cloqueo en el momento en que dejaban el puentepara entrar en el condado de Marín-.
iPero no lo ha conseguido! Page rió.
Habían pasado un rato muy agradable.
A ella le habría gustado que Brad les acompañase, pero todos los sábados jugaba al golf con sus socios.
Constituía una buena oportunidad para relajarse y ponerse al día sobre sus respectivas actividades.
Era poco usual que pasara con ella una tarde de sábado.
Y, cuando lo hacía,siempre había algún asunto que atender, como los partidos de Andy o las competiciones de natación de Allyson, que solían celebrarse en los sitios más apartados.
O asistían a estos encuentros deportivos, o bien el perro se hacía daño en una pata, aparecían goteras en el techo, se reventaba una tubería o había que solventar alguna urgencia doméstica.
Desde hacía varios años ya no existían los sábadosociosos.
Page se había acostumbrado, y siempre que podían Brad y ella le robaban unas horas al tiempo, por la noche cuando los niños dormían -en el ínterin entre los viajes de negocios -, o incluso en los excepcionales fines de semana en que se escapaban los dos juntos.
Encontrar momentos de intimidad en sus atareadas vidas era toda una hazaña, pero de un modo u otro se las ingeniaban.
Trasdieciséis años de matrimonio y dos hijos en común, ella continuaba muy enamorada.
Tenía cuanto había deseado: un marido al que adoraba y que también la quería, una vida segura, dos hijos estupendos.
Su casa de Ross no era lujosa pero se hallaba situada en un bello entorno y era bonita y confortable.
Además, con su laboriosidad y maña para arreglarlo todo, Page la había convertido en un lugar...
tracking img