De comparationibus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2703 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE COMPARATIONIBUS

J. Refugio De la Rosa Escobedo

“La lectura y la escritura
constituyen dos formas
accesibles de la felicidad”.[i]
Jorge Luis Borges (Citado de memoria)

Incipit

De Graciela Montes[ii] y Michèle Petit[iii] podríamos escribir muchas cosas, escribir por ejemplo, que para empezar son dos mujeres; que tienen puntos de encuentroy de desencuentro; que afortunadamente son más los puntos coincidentes que los oponentes; que lo que una dice de la lectura la otra lo matiza con su estilo; que lo que una define como iniciador, la otra lo describe como mediador; que cuando leemos a ambas nos encontramos con ecos familiares, similares, unánimes. Así que, queridos lectores, sepan cuantos este texto leyeren, que trata principalmentede apuntes sobre las coincidisidencias de dos extraordinarias lectoras.

I
De la lectura y sus alrededorcitos

Graciela Montes nos habla de la lectura como un proceso rastreador de sentidos pequeños o profundos, predispuesto al cambio y la construcción de hipótesis; rebelde a los significados congelados del poder que quiere someter y perdurar y de una instituciónsocializadora, cohesionadora, incluyente en donde los textos escolares están constituidos por los clásicos y los ad hoqueños. Nos dice que el orden de lectura de la escuela es, junto con el orden de lectura de la iglesia, el más visible, riguroso y vigilado.

Para Petit, la lectura puede ser un atajo que lleve de la intimidad rebelde (tema al que regresaremos más tarde) a la ciudadanía. Laapropiación a través de la lectura es un asunto personal, porque un texto viene a darnos información de nosotros mismos, a enseñarnos más sobre nosotros, a darnos claves para estar en el mundo, armas para pensar nuestra vida. De nosotros, los maestros, depende que la contradicción, irreconciliable hasta ahora, de la enseñanza de la lectura en la escuela y la del mundo y la vida, la real y necesaria, seacada vez menor.

II
De la mediación como insólita forma de acudir a un paraíso

Cuando hablamos de la iniciación o mediación de la lectura hablamos de una categoría fundamental que impresiona (en todos los sentidos) esa flébil membrana que es el espíritu humano. Yo no sé si primero es la rebeldía y luego la lectura o si la lectura es el caldo de cultivo para la rebeldía, lo quesí me atrevo a confesar es la innegable y estrecha relación entre estos dos elementos. Es un hecho también que, ya sea Montes o Petit, utilizan la categoría del iniciador o mediador con la misma intencionalidad. Me atrevería incluso a decir que primero fue una característica personal y posteriormente la categoría a quien impusieron esa característica. La categoría, la característica, la palabra:rebeldía.

Es entonces que recuerdo la frase de Borges anteriormente citada y procuro establecer una relación entre rebelión y felicidad, pero luego recuerdo que se asocia la lectura (muta porque no es fácil deshacerse de) con la insatisfacción (de Montes) o la búsqueda personal y autónoma sobre temas tabú (de Petit) y me quedo perplejo. ¿Acaso será la lectura un proceso que no seadefinido por una forma específica. Que sea un elemento proteico? Y entre las reminiscencias distingo una. Es una notable característica que tienen los libros: la diversidad. Me detengo en esta frase, levanto los ojos, y sonrío.

Entre los magníficos textos que he (h)ojeado aparecen frases que leo en silencio, releo en voz alta y luego subrayo. Son frases que de alguna manera debí haber escritoyo, pero alguien, lejano o cercano, se me ha adelantado. No obstante las recojo y las quiero como si fueran mías porque me van construyendo. Esto que confieso es una experiencia que es poco frecuente, y por lo tanto, rara pero verosímil. Es extraña la sensación de un texto construyéndome, de frases epidérmicas acomodándose, de palabras penetrando como entes intangibles, tan sutiles, por todos los...
tracking img