De la constitucion europea al tratado de lisboa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6453 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE LA CONSTITUCION EUROPEA AL TRATADO DE LISBOA. Marcelino Oreja Aguirre

El tema que he escogido y que lleva por título “De la Constitución Europea al Tratado de Lisboa”, es un recorrido por las Instituciones y las políticas comunitarias desde el comienzo de este siglo y una aproximación a las decisiones de los Gobiernos y de las opiniones públicas ante los cambios que se han producido a raízde un hecho de insospechadas consecuencias, como es la caída del Muro de Berlín, unido al otro fenómeno de nuestro tiempo que es la globalización. Para su desarrollo –después de un breve recuerdo históricodividiré mi intervención en dos partes. Una primera parte, dedicada a la valoración del Tratado Constitucional firmado por todos los Gobiernos en Octubre de 2.004 pero interrumpida laratificación por dos Estados fundadores, Francia y Holanda, lo que obligó a buscar posibles salidas para desatascar esa situación. En la segunda parte, haré una valoración del Tratado de Lisboa firmado el mes de octubre de 2.007 por todos los Estados miembros de la Unión, pero pendiente de ratificación, con las incógnitas que esta situación representa, que se realizará en prácticamente todos los países porvía parlamentaria, salvo en Irlanda, que será por referendo; según un sondeo que publica hoy el Irish Times el resultado es del 26% a

1

favor, 10% en contra y 64% no contesta. A continuación, en las conclusiones, procuraré liberarme del aspecto puramente institucional, para aproximarme a una cierta visión de Europa. 1989 marca sin duda una ruptura en la historia de Europa. Hay autores, comoRobert Cooper en su libro “The breaking of nations” que dice que “el derribo del muro de Berlín tiene un alcance equiparable a 1789, 1815 o 1919”. Estas fechas evocan revoluciones, quiebras de imperios y reordenación de esferas de influencia. Pero en esos tres momentos los cambios se producen dentro de un sistema de equilibrio de poder y de Estados soberanos independientes. A partir de 1989 cambiael sistema europeo, termina la guerra fría, pero también se pone término al régimen de balanza de poder en Europa. Como ha señalado con gran pertinencia nuestro compañero el Profesor Carrillo Salcedo en su discurso conmemorativo del 50 aniversario de la Universidad de Sevilla, tras el hundimiento del imperio ruso-soviético emerge un mundo único en el que los principios de la economía de mercadologran un alcance universal; los conflictos en el interior de los Estados adquieren una especial relevancia, acompañados muchas veces de graves violaciones de los derechos humanos; las Organizaciones internacionales desarrollan una intensa labor de cooperación si bien las Naciones Unidas se han sentido muchas veces marginadas por parte de la potencia hegemónica con sus decisiones unilaterales. Lanueva situación tiene una influencia decisiva en el proceso de integración europeo. Recordemos que ese proceso nace fundamentalmente por la preocupación de de una nueva forma de “paz perpetua”. poner fin a la guerra intra europea y lograr la reconciliación franco-alemana como garantía

2

La Declaración Schuman de 9 de mayo de 1950 convierte esa reconciliación en uno de los motores de laintegración europea, como describe con cierto acierto Maria Barea en una preciosa publicación sobre los orígenes de la construcción europea. La gran novedad es que a diferencia de lo acaecido en el pasado,no se adopta la forma clásica de cooperación intergubernamental, ni se va a convertir de golpe en una construcción de conjunto, a la manera de unos Estados Unidos de Europa, sino que a través de laaplicación de un método singular se lograrán – como dijo Jean Monnet- realizaciones concretas sobre la base de crear solidaridades de hecho. El proyecto que se pone en marcha es un proyecto económico pero con un indiscutible alcance político. Lo económico era casi un pretexto. El problema entonces como dice Jean Monnet en sus Memorias era “salvaguardar la paz mundial” y no se podía lograr sin...
tracking img