De sol a sol. la vida en una hacienda del porfiritao

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1601 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los de abajo



A
ún no ha salido el sol. Acostado sobre su petate –o quizá en una hamaca que pende del techo-, Juan observa las escasas pertenencias que le rodean a él y su familia: una vajilla sencilla, unos cuantos cuencos de barro, el metate para hacer las tortillas… Sobre las paredes de adobe, la imagen de un santo y algunos juguetes de barro son el único adorno. Se levanta, noenciende la vela o el quinqué para no despertar a los niños, y se prepara para la larga jornada que comenzará cuando el caporal toque la campana.

Afuera, no muy lejos de las casas de los peones, comienza el bullicio en la plaza central, que es el corazón del casco de la Hacienda. Allí están otros peones como él, que trabajan bajo la mirada atenta del capataz. Unos uncen los casi 300 bueyes; otros sededican a las mulas que son más de 100; unos más comienzan a armar carros y carretas. Como lo había hecho su padre antes, Juan se encarga de llevar los bultos a los carros: linaza, jabón, cueros, aceites, azúcar, piloncillo, alcohol y tequila constituyen el valioso cargamento. Carreteros experimentados conducirán los vehículos fuera de los muros de la hacienda, donde un grupo de arrierostransportará su carga desde Arandas a Guadalajara o a León, por caminos mal trazados y peor vigilados. O quizás los propios carreteros lleven la mercancía a la estación de tren de Lagos, que junto con la de Guadalajara son las únicas del estado.

Los bodegueros y sus ayudantes se dedican a llevar la cuenta de lo que se transporta a las distintas dependencias de la hacienda: las semillas y los aperos delabranza a los sembradíos; la madera a la carpintería; la herramienta y maquinaria estropeadas a los talleres de los herreros; la piel a los talabarteros, y la materia prima a las fábricas, cuya producción era parte fundamental para la economía de la hacienda. Tanto o más que la ganadería que había sido la actividad predominante en esa zona.

Los caporales conducen de regreso a los animales que nohan sido usados para el transporte, mientras que avezados jinetes, los charros, se encargan del ganado y lo llevan a pastar a las tierras destinadas a ese fin dentro de la hacienda; unas veces a unas, otros días a otras, para no agotar los pastos. Ellos se encargarán también de herrarlo y marcarlo una vez al año, en una festividad llena de colorido que permite el lucimiento de sus artes.

Deregreso en los corrales las tareas de pastores, caporales y charros continúan hasta bien entrada la tarde. A diferencia de los peones y los empleados de confianza, sus casas están lejos del casco de la hacienda, en los ranchos anexos que también pertenecen a ella.

Como 6 de los 7 días de la semana, Juan se dirige al campo. Allí ayuda a las labores de siembra, riego, acarreo, trabajos hidráulicos,barbecho o cosecha según sea el caso. Mientras unos pizcan el maíz o trillan el trigo, Juan y sus compañeros suelen entonar “El Alabado”, un cántico religioso que aprendieron de sus padres o tal vez de sus abuelos.

De acuerdo con la estación del año, los peones cultivan además de maíz y trigo, frijol, arroz, papas, garbanzos, tabaco, chiles, caña de azúcar, cacahuate, melones y sandía. En estahacienda, pero eso no ocurre en todas, los campesinos van a medias con los propietarios, de modo que se quedan con parte de la cosecha para su alimentación o para venderlo en el mercado. Algunos poseen, incluso, chivos, puercos, borregos y gallinas. Aún así, cuando la esposa de Juan va a la tienda de raya a buscar piloncillo, velas, manta para ropa o cobijas, o simplemente a platicar con otrasmujeres, normalmente deja a deber.

La mayoría de los hijos de los trabajadores acude mañana y tarde a la escuela (un cuarto con piso de tierra en el que se sientan los alumnos), que es parte de la hacienda. Profesores para los niños, maestras para las niñas. Con suerte, los niños aprenderán un oficio; los menos podrán ir a Guadalajara para seguir sus estudios y, quien sabe, ser algún día...
tracking img