Deidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 51 (12599 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

LOS JESUITAS ENTRE NOSOTROS

2

ÍNDICE
Los Jesuitas entre nosotros. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Los planes actuales de Roma. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 Roma usará a las iglesias para quitarnos nuestra libertad. . . . . . . . . . . . .5 ¿Cuáles son los planes del Papa para la Iglesia Adventista delSéptimo Día? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Lealtad a la estructura en vez de lealtad a la verdad. . . . . . . . . . . . . . . . .8 Celebrad, y en medio de la celebración, aniquilad. . . . . . . . . . . . . . . . .10 La estrategia de Roma en Sudamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 El cambio de mentalidad en la hermandad:sentimentalismo en vez del razonamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13 La estrategia con los jóvenes adventistas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15 El ataque al púlpito adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 Mensajes subliminales satánicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17Cómo reconocer a un infiltrado católico en la Iglesia Adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 El futuro de la organización adventista nominal . . . . . . . . . . . . . . . . . .23

______________________________

3

LOS JESUITAS ENTRE NOSOTROS
Ante la terrible realidad y enorme peligro que representan los jesuitas en el mundo, cabe preguntarse:¿han tenido que ver con la Iglesia Adventista del Séptimo día, la depositaria de las grandes verdades del tiempo del fin? Lamentablemente, debemos reconocer que sí, tal cual estaba profetizado por Elena G. De White. En 1867 E. de White recibió una notable visión sobre la injerencia católico jesuítica en la Iglesia Adventista, estando en B. Creek. Aparece en el tomo 1 de los “Testimonios para laIglesia”, en inglés, en la página 577, y la transcribimos a continuación: “... Esa noche soñé que yo estaba en Battle Creek mirando hacia el lado de afuera de la ventana de la puerta y vi una compañía marchando hacia la casa, de dos en dos. Parecían severos y decididos. Yo los conocí bien y me volví a abrir la puerta del salón para recibirlos, pero pensé que debería mirar nuevamente. La escena habíacambiada. La compañía ahora presentaba la apariencia de una procesión católica. Uno sostenía en su mano una cruz, otro una caña. Y cuando se acercaron, el que estaba cargando una caña hizo un círculo alrededor de la casa, diciendo tres veces: "Esta casa está proscripta. Los bienes deben confiscarse. Ellos han hablado contra nuestra santa orden". El terror se apoderó de mí, y corrí atravesando lacasa, saliendo por la puerta norte, y me encontré en medio de una compañía, algunos de los cuales yo conocía, pero no me atreví a hablarles una palabra a ellos por temor a ser traicionada. Yo intenté buscar un lugar retirado donde pudiese llorar y orar sin encontrar ojos ávidos e inquisitivos dondequiera me volviese. Frecuentemente repetía: "¡Si tan sólo pudiera entender esto! ¡Si ellos me dijesen loque he dicho o lo que he hecho! " “Yo lloré y oré mucho cuando vi nuestros bienes confiscados. Traté de leer simpatía o piedad hacia mí en las miradas de los que estaban a mi alrededor, y me fijé en los semblantes de varios de quienes yo pensaba que me hablarían y me conforta-rían si no temiesen ser observados por otros. Hice un intento de escapar de la multitud, pero al notar que me estabanvigilando, oculté mis intenciones. Comencé a llorar en voz alta, diciendo: "¡Si me dijeran tan sólo lo que he hecho o lo que he dicho! " Mi marido que estaba durmiendo en una cama en el mismo cuarto me oyó llorar en voz alta y me despertó. Mi almohada estaba mojada con las lágrimas, y una triste depresión de espíritu estaba sobre mí." Testimonies for the church, T 1, pp. 577 – 578 Los bienes de...
tracking img