Delitos politicos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1755 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DELITOS POLITICOS

Luego de observar que muchos autores coinciden en la forma de estudio de los delitos políticos empezaremos sub rayando que el tema es preferible estudiarlo desde un punto de vista HISTORICO pues como dice Francisco Carrara: “siendo que el delito político es fruto de la necesidad y la excepción es un fenómeno que se sitúa fuera del campo de la normativa” , es decir que esextrajurídico y se evita una reflexión científica.
El delincuente político se dice que es intérprete de la voluntad de un grupo o incluso de todo un pueblo. El verdadero delito político no contiene, en esencia, una carga de malicia o dolo, más bien su carácter delictivo tiene su referente, en el hecho de haberse cometido de tal o cual forma y dentro de un determinado régimen político.
Cada Estadoha elaborado su propia concepción de delito político, de acuerdo a sus intereses y no respeta principios de ninguna especie, más bien relativiza su conducta,, a la realidad política del momento y a intereses inmediatos.
Con frecuencia, los gobiernos están apremiados, por determinar si una persona es o no un delincuente político, a fin de concederle el derecho de asilo que demanda; es en estascircunstancias que se necesita acudir a las reflexiones de los pensadores del derecho que son las que nos conducirán, por el adecuado camino de la tipificación del delito político.
Citando Eduardo Novoa hay delitos que atentan contra la organización política de un estado que son los delitos políticos llamados puros los cuales son por ejemplo los de rebelión contra el gobierno y traición, contra elbien jurídico protegido por la normativa constitucional del estado.
Los delitos políticos que son llamados complejos son los que lesionan el derecho, el orden político y el derecho común por ejemplo el asesinato al jefe de estado por móviles políticos, es decir que por ser particularmente un asesinato ya se lo considera como delito, pero al tratarse de un jefe de estado las cosas cambian,teniéndose en cuenta siempre los móviles políticos.
La compra, robo posesión de armas para el auspicio de una rebelión se considera un delito conexo al delito político.
Jiménez de Asua nos habla del principio de no extradición de los delincuentes políticos, que está hoy en día aceptada por las leyes, códigos penales y por convenios internacionales suscritos entre estados sin embargo no siempre fue así.Es necesario conocer a principios de siglo de esta era a que figuras se las conocían como delitos políticos aludiendo a lo escrito por muchos otros autores, e historiadores, comenzaremos en roma donde decapitar, vender o quemar la estatua del emperador, faltar el respeto a las imágenes imperiales, negarse a jurar por el genio del César o modelar estatua de mayor altura que las dedicadas a él eranconsideradas como el "crimen de majestatis" en el digesto, el delito político adopta una tipificación más amplía, porque mantiene como base los conceptos antes referidos y añade a ellos varias formas de sedición, dirigidas contra el pueblo o contra la seguridad pública, pero exigiendo que se pruebe que detrás de ellas, está presente una intención dolosa.
Las tribus bárbaras resolvían sus asuntosde importancia, en asambleas populares y a éstas tocaba juzgar los crímenes, considerados como los más horrendos, esto es, la traición y la cobardía. A los traidores se les ahorcaba colgándoles de un árbol y a los cobardes, a los que huían durante la guerra, se les arrojaba a los pantanos. Una y otra conducta son formas de lesionar los intereses del naciente Estado.
Carlomagno, que durantetreinta años, pretendió someter a las tribus germánicas de los sajones, optó por amedrentarlos a través de la expedición de leyes cruelísimas. Todos los que se rebelaban contra el emperador o contra el cristianismo, merecían la pena de muerte. Adorar a otro Dios que no sea el cristiano, comer carne en los días de vigilia, eran delitos castigados con la pena capital. Eran para esa época, las aludidas...
tracking img