Derecha e izquierda. razones y significados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6341 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 9 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO

DERECHA E IZQUIERDA. RAZONES Y SIGNIFICADOS DE UNA DISTINCIÓN POLÍTICA
de NORBERTO BOBBIO
(Madrid: Taurus, 1995; Trad. de la segunda edición italiana, Roma, 1995)

DERECHA E IZQUIERDA: LA IGUALDAD HACE LA DIFERENCIA
Agustín Squella

I

asi en el mismo momento en que tenía lugar la inauguración del Curso de Verano que sobre “La figura y la obra de Norberto Bobbio” organizó enSantander, en julio de 1992, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en un hospital italiano Bobbio era sometido a una intervención quirúrgica. La operación fue un éxito. El Curso también, aunque ello importara entonces ciertamente menos. Durante cinco días, especialistas italianos, españoles e iberoamericanos analizamos y discutimos el pensamiento de Bobbio en el hermoso Palacio de LaMagdalena, a orillas del Cantábrico, ante un auditorio interesado que no decayó ni siquiera en las calurosas y pesadas horas de la tarde. Unos y otros, sin embargo, esto es, expositores y

C

AGUSTÍN SQUELLA. Académico de Número de la Academia de Ciencias Sociales, Políticas y Morales del Instituto de Chile. Profesor de Introducción al Derecho y Filosofía del Derecho. Rector de la Universidad deValparaíso. Estudios Públicos, 60 (primavera 1995).

416

ESTUDIOS PÚBLICOS

alumnos, debimos lamentar no sólo el percance sufrido por la salud de Bobbio, sino, como se comprenderá, la ausencia de éste en la sesión de clausura del Curso, en la que estaba previsto que el maestro disertara en el marco de un título tan convencional como atrayente: “Norberto Bobbio: testimonio de una vida”. Contodo, al término del Curso, la moderna tecnología —en este caso el fax— permitió recibir el texto que Bobbio debía haber leído en la mencionada sesión de clausura. Lo tradujo y leyó en voz alta el Director del Curso — Gregorio Peces Barba—, en medio de una atmósfera cargada de silencio y también de admiración y respeto por el maestro enfermo y lejano. Es cierto, por otra parte, que éste expresó en esetexto cosas graves —“la vejez es el crepúsculo que anuncia la noche”, “la melancolía es la conciencia de lo insatisfecho, de lo incompleto”—; pero es igualmente cierto que nos dejó también el mensaje de que siempre “hay bondad en la racionalidad” y de que “en el mundo de los viejos cuentan más los afectos que los conceptos”. Algo me dice que no puedo concluir esta primera parte del presentetrabajo, que tiene el sentido de una mera presentación, sin mencionar la visita que Bobbio efectuó a Chile en 1986, en momentos en que muchos vivíamos el hondo pesimismo de una situación política interna que se veía prácticamente sin salida. Bobbio proclamó entonces, en la conferencia que ofreció en la Universidad de Valparaíso, que la democracia era un proceso irreversible, porque, “la historia humanatiende indudablemente hacia la libertad”. Se trató, como es obvio, de una afirmación necesitada de algunas explicaciones, que el propio Bobbio puntualizó en la ocasión, al momento de responder a las preguntas del público presente. Un público, por lo demás, que se retiró al cabo de la conferencia con la impresión de haber escuchado no sólo una lúcida presentación y defensa de la democracia, sino,también, con la sensación —entonces muchísimo más importante— de que la democracia no seguiría cautiva para nosotros durante mucho tiempo más, como tampoco para otros pueblos en los que su llegada se avizoraba aún más improbable y problemática. “Bienvenido Profesor Bobbio: los que luchan por la democracia y la libertad lo saludan”. Así rezaba el lienzo que los estudiantes de la Escuela de Derechode la Universidad de Valparaíso desplegaron en el hall de entrada el día de la conferencia de Bobbio. Esos estudiantes, apretujados luego en la puerta de la atiborrada sala en que Bobbio habló sobre el tema de la democracia, no resultaron defraudados. El aplauso que brindaron a la salida del maestro parecía no querer terminar jamás.

AGUSTÍN SQUELLA

417

Más tarde, en el diario La Stampa...
tracking img