Derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9120 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 9 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ensayo sobre el tratado de los delitos y las penas, de Cesar Bonesano (Marqués de Beccaria)
Enviado por ccarral
Anuncios Google:
TrueSenses VAS solutions
Global player, 70+ countries Contact us now for payouts | truesenses.com
La Biblia de Dios declara
La Salvación de JesuCristo continúa hasta que 21 de mayo 2011 | daylight.8k.com
1. El origen de las penas
2. Derecho de castigar3. Consecuencias
4. Interpretación de las leyes. Oscuridad de las leyes
5. Proporción entre los delitos y las penas. Errores en la graduación de las penas
6. División de los delitos
7. Del honor. De los duelos. De la tranquilidad pública
8. Fin de las penas
9. De los testigos
10. Indicios y formas de juicios. Acusaciones secretas
11. Del tormento
12. Delespíritu del fisco. De los juramentos
13. Prontitud de la pena
14. Violencias
15. Penas de los nobles
16. Hurtos. Infamia
17. Ociosos
18. Destierros y confiscaciones
19. Del espíritu de familia
20. Dulzura de las penas
21. De la pena de muerte
22. De la prisión. Procesos y prescripción
23. Delitos de prueba difícil
24. Suicidio. Contrabandos
25. De losdeudores
26. Asilos
27. De la talla
28. Atentados cómplices e impunidad
29. Interrogaciones sugestivas y disposiciones
30. De un género particular de los delitos
31. Falsas ideas de utilidad
32. Como se evitan los delitos
33. De las ciencias
34. Magistrados
35. Recompensas
36. Educación
37. Del perdón
38. Conclusión
39. La conclusión
" Asícomo antes de levantar un edificio, el arquitecto observa y sondea el suelo para ver si puede sostener el peso, así el sabio institutor no principia por redactar leyes buenas en si mismas, sin antes examinar si el pueblo al que las destina está en condiciones de soportarlas".
Juan J. Rousseau, El Contrato Social.
CAPITULO I. EL ORIGEN DE LAS PENAS
El marqués de Beccaria en este capitulo, hacereferencia a una especie de pacto social, retomado posteriormente por otros autores como Juan Jacobo Rousseau, quienes al igual que él definen a la ley, como la base principal de ese convenio tácito, celebrado entre los hombre vagos y mundanos, quienes decidieron ceder parte de su independencia a un régimen encargado de salvaguardar el estado de paz, al que recién había entrado la crecientesociedad, (fundamentalmente como lo señala el autor) cansados de estar en constante estado de guerra.
Este cúmulo de libertades cedidas a favor de esta nueva estructura político-social, es la base real de la soberanía, misma que es encomendada al gobernante de la nación, a través de este pacto entre los integrantes del estado, bajo las condiciones que en cada caso particular se hayan dado. ¿Pero de queforma su puede defender al gobernante y a la soberanía, de las pasiones de los hombres que se resisten a este nuevo pacto?; en el capitulo, Beccaria señala que la solución a éste pequeño inconveniente de la inexperta sociedad, se encontraba en la conjugación de motivos sensibles, que fueran capaces de apaciguar el ánimo tiránico de los hombres, llamados así por ser los únicos capaces de herir lossentidos de los hombres, que se oponen al bien universal; de esta forma podemos deducir que esos motivos sensibles, son las penas que se imponen a los hombres que osan traspasar la barrera del orden social.
CAPITULO II. DERECHO DE CASTIGAR
Al ser el gobernante el legitimo depositario de la soberanía, esta facultado por los integrantes del gran pacto, para poder castigar los delitos, con lafinalidad de contrarrestar los atentados de los hombres que sean enemigos de la salud publica y es en este sentido, donde nace uno de los principios rectores de este Ius Puniendi el cual señala, que más justa es la pena, mientras más sagrada o inviolable sea la seguridad que el soberano tenga consagrada a sus súbditos.
Como lo señala el autor, la donación de parte de los derechos de cada hombre a...
tracking img