Desintegracion familiar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2890 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por Carlos Velis

LOS ANGELES - Cuando se habla de cultura, es como navegar en el ancho mar. Cultura se asocia con arte y no deja de tener su relación. Aunque la cultura en mucho más que eso. Hablar de cultura es hablar de costumbres, tradiciones, creencias, valores individuales y sociales. Es el eje transversal que involucra y, en alguna medida, determina todas las actividades humanas. Lacultura, haciendo un intento de definición, es el cúmulo de los valores intangibles que conforman el alma de un pueblo. Estudiar la cultura de un pueblo, nos da la medida de su desarrollo y sus fortalezas, así como el diagnóstico más exacto de sus debilidades y dolencias sociales.



Comenzaré diciendo premisas que todo el mundo conoce. En El Salvador hubo una guerra civil. Está en discusión eltérmino, porque a los salvadoreños nos gusta usar eufemismos, pero mi posición es que de 1979 a 1992, hubo una guerra civil. Y la segunda, es que en 1992, el 16 de enero, se firmó la paz, con base en términos que se llaman, desde entonces, los Acuerdos de Paz. Pero ¿quiénes somos esos que hicimos la guerra? El porqué se ha discutido mucho. Por parte de las organizaciones sociales, las causas son elhambre, la miseria, la opresión; por parte de la derecha, la inherencia extranjera, la agresión comunista.



Entonces, sin entrar en ese viejo berenjenal de razones, similar al consabido cuento del huevo o la gallina, me voy a centrar en mi pregunta inicial. Quiénes somos. Al definir el perfil de El Salvador como pueblo, sin lugar a dudas llegaremos a comprender las razones de nuestraconducta durante una década. De hecho, esta guerra se gestó por largos y dolorosos años y tenemos, en la actualidad, una larga y dolorosa postguerra. Mi tesis es que los salvadoreños seguimos siendo los mismos que hicimos la guerra. Llegamos a una paz, por razones sociológicas y geopolíticas, muy complicadas que se salen del marco de este humilde trabajo, pero no cambiamos internamente para construir lapaz. Eso no quiere decir que no creo en esa paz; soy de los optimistas que creo en el actual proceso y que los logros de los Acuerdos de Paz son medulares y que esa fecha es tan importante como el 15 de septiembre, día de la Declaración de Independencia de Centro América, pero también creo que culturalmente, seguimos siendo los mismos que hicimos la guerra. Los que, tomando las palabras de RoqueDalton, nacimos medio muertos en 1932.



Ahora bien, lo esencial es si podemos ser diferentes. ¿Podemos transformarnos de un pueblo violento, que reporta centenares de asesinatos por mes, a ser un pueblo de paz, en donde, a pesar de nuestras diferencias, seamos capaces de vivir con tolerancia y, eventualmente, en armonía?

Allí es donde entra la misión de la cultura. Sólo por medio de lacultura seremos capaces de derrotar esa estructura fatídica que nos está condenando a vivir en un círculo vicioso, volviendo sobre nuestros errores.



La guerra nos obligó a romper el tabú de arrebatar una vida. Nos hizo capaces de matar o, en última instancia, de aceptar la muerte como algo connatural a lo que estábamos viviendo. Es muy feo decirlo, pero hubo una “educación” para la guerra.Los primeros años de gestación de las organizaciones guerrilleras, fueron para implantar la cultura de la muerte. El 16 de enero de 1992 firmamos la paz. Las ánimas de los fusiles se enfriaron, los guerreros de ambas partes regresaron a sus casas a encontrarse con la realidad y ahora, están unidos, hombro con hombro para reclamar sus derechos, que al fin de cuentas, eran los mismos. Entonces, ¿porqué no estamos en paz? Aventuremos una conclusión preliminar. Esta guerra no es la misma guerra.



Permítanme disgregar el tema y abrir un paréntesis político necesario. En aquellos primeros años de los Acuerdos de Paz, el poeta David Escobar Galindo, miembro de la Comisión Gubernamental del Diálogo y Negociación, dijo en muchas intervenciones, que los protagonistas de la guerra debían...
tracking img