Dictadura en colombia

Tras el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán se desencadenó una auténtica guerra civil denominada en la historia de Colombia como “La Violencia”. Bajo los gobiernos conservadores de Ospina Pérez y Laureano Gómez, el ejército, la policía y los grupos paramilitares ejercieron una fuerte represión sobre las zonas rurales buscando el exterminio de las guerrillas liberales y las autodefensas comunistas.El gobierno de Laureano Gómez agudizó particularmente una confrontación que se caracterizó por una crueldad desmedida al tiempo que enfrentaba una crisis de gobernabilidad. En ese contexto, la figura de Rojas Pinilla empezó a impulsarse como un camino alternativo entre conservadores y liberales para viabilizar un proceso de pacificación.

Rojas Pinilla, con la complacencia tácita de lasélites de los partidos, derrocó a Laureano Gómez un año antes de finalizar su mandato, el 13 de junio de 1953 y, una vez ubicado en el gobierno, se pronunció a favor de la paz, llamó a la desmovilización de las guerrillas liberales e inició un plan de modernización económica.

Si bien la convocatoria de Rojas obtuvo una respuesta efectiva por parte de las guerrillas liberales, que pronto iniciaron sudesmovilización, la violencia partidista no desapareció inmediatamente. Por el contrario, bajo la dictadura de Rojas Pinilla, la represión desde el Estado se extendió a otros sectores sociales que luego serían determinantes para su caída.

Rojas Pinilla

Colombia
Entre el fracaso y la dictadura:
Las reelecciones presidenciales en Colombia
José Fernando Ocampo

"Hegel dice en algunaparte que todos los grandes
hechos y personajes de la historia universal se producen,
como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar:
una vez como tragedia y otra vez como farsa".

Marx, El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte

Las reelecciones presidenciales en Colombia han tenido un sino maldito. O han fracasado ruidosamente o se han convertido en dictaduras oprobiosas. De laexperiencia histórica recogida en fracasos y dictaduras, las reformas constitucionales contemporáneas han sido supremamente temerosas de las reelecciones presidenciales. A la luz de estas experiencias, resulta ineludible especular sobre el futuro de la reelección del actual mandatario Álvaro Uribe Vélez; si repetirá la historia de las reelecciones en Colombia, como fracaso o como dictadura. RojasPinilla había sido el último presidente en ejercicio en intentar una reelección, contra la cual una coalición liberal conservadora se levantó y condujo a su derrocamiento el 10 de mayo de 1957 y al pacto bipartidista del Frente Nacional. En tres ocasiones de la historia nacional republicana los mandatarios en ejercicio han sido reelegidos para el período siguiente sobre la base de Constitucionescompletamente nuevas: Rafael Núñez, Rafael Reyes y Rojas Pinilla. Tomás Cipriano de Mosquera y Manuel Murillo Toro fueron reelegidos con la Constitución vigente, sin ninguna reforma previa. Pero por primera vez es Álvaro Uribe Vélez quien, siendo presidente en ejercicio, logra en el Congreso una modificación de la Constitución vigente para su propia reelección inmediata.

No ha habido en el paísreelección alguna que no se hubiera defendido con el argumento de la tarea inacabada de un solo período. Dos o cuatro o hasta seis años han sido considerados insuficientes por los reeleccionistas en el poder para lograr la oportunidad de concluir su obra suprema. Reyes abandonó el poder por su propia cuenta y Rojas Pinilla fue obligado a dejar la presidencia por el movimiento bipartidista del FrenteNacional, después de que les habían aprobado su reelección. Ambos habían argüido la insuficiencia del tiempo en el poder. Hoy se repite la historia. Uribe Vélez argumentó que su obra pacificadora quedaría inconclusa si el Congreso no aprobaba su reelección. En los tres casos se siente un tufillo mesiánico rondando la historia.

No podemos ser profetas. Lo que la historia enseña no hace sino...
tracking img