Discurso de bienvenida a la escuela

Nos seguimos preguntando ¿es posible cambiar lo que está mal? ¿hacer de nuestros espacios de trabajo lugares dignos a pesar de todo? De nuestros intentos por responder estas, y tantas otras,preguntas vamos armando, encontrando, construyendo, algunas respuestas que parecen dar cuenta que sí, que es difícil pero no imposible.
Bienvenidos sean todos, los grandes y los chiquitos, los que ya conocencada rincón de la escuela y más los que todavía miran estos viejos techos con asombro.
Estas palabras que van a escuchar son palabras de muchos. Son las ideas que ayer estuvimos pensando variosmaestros de la escuela. Son para ustedes, nuestra bienvenida colectiva.
¿Por qué los “bienvenimos” hoy y no ayer?
En principio por nuestra decisión, pero no por nuestra sola responsabilidad. Ayerparamos porque tenemos muchas cosas que decir.
Empezamos hoy con los guardapolvos puestos, pero ayer empezamos también, viniendo temprano a la escuela para explicar, dar nuestras razones y para escuchar.Hay mucha información en la tele, palabras (no siempre ciertas) que caen como dardos y que la tele no da lugar para devolver. Nosotros tenemos nuestras palabras, que son preguntas y respuestas, ytenemos las ganas de conversar con todos.
Tenemos la buena información y muchas más razones de las que cuentan en pantalla. Por ejemplo, que no paramos sólo por la plata. Que faltan escuelas en el sur:crecen los edificios pero no la cantidad de aulas. Que crece la cantidad de alumnos, pero no la de maestros.
Hoy les damos la bienvenida y además una invitación.
Sabemos que todo pensamiento nacedel trabajo compartido. Aprendemos de los libros y de los más grandes, pero sobre todo aprendemos trabajando, escuchando y discutiendo con los compañeros. Por eso los que enseñan también aprenden; esoes lo más lindo que tiene enseñar.
Los invito entonces al placer de aprender juntos. A defender la escuela, la única posibilidad de construir una sociedad justa e igualitaria. Invitamos a alumnos y...
tracking img