Drogadiccion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4186 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Familia y drogadicción
Hace unos años el Pontificio Consejo para la Familia organizó un Encuentro Internacional sobre el tema que nos ocupa. Cuando fuimos recibidos por el Santo Padre, al final de las tres jornadas, él nos expresó, como sintetizando el itinerario que recorre quien es víctima de la droga, que se va: "De la desesperación a la esperanza". Ese fué el título que dimos al documentoconclusivo que ha tenido amplia difusión, en el cual tomaron parte personas e instituciones que han tenido abundantes experiencias en la liberación de esta nueva servidumbre.
Algunas de las sencillas reflexiones que presento en este importante Congreso recogen elementos de los diálogos que sobre esa materia he tenido, en diversas oportunidades.
Han pasado varios años que han servido paraconfirmarme en unos enfoques y orientaciones imprescindibles.
1. Entorno de un profundo drama humano
La drogadicción revela un conjunto de síntomas que son signos reveladores de un drama angustioso que tiene que ver con el sentido mismo de la existencia, con la verdad del hombre, con su dignidad. La droga representa una fuga con la cual se pretende llenar un vacío. Es el vacío de unaexistencia que, no fundada con valores centrales, queda como desarraigada, a la intemperie, desprotegida. Ese vacío roba a la vida su sentido. Es algo que se sufre en la raíz misma de la identidad de quien, en tal situación vive una dolorosa, una terrible experiencia de esclavitud. Produce el fenómeno de una desesperación por el vértigo del vacío que es preciso colmar. Los vacíos se llenan oartificialmente (lo cual agrava el fenómeno) con el recurso a la droga, o con un paciente recorrido que es el de la liberación por medio de un entrar dentro de sí, para usar la expresión bíblica del Hijo pródigo en la reconquista de una dignidad de la cual, de alguna manera se ha perdido la conciencia. El fondo del problema es una cuestión antropológica, situada también en el campo de las relaciones, quecentran la vida en la sociedad y en la familia.
Quien vive el drama de la drogadicción es, en cierta forma, una víctima y un producto doloroso de una sociedad que, en muchos aspectos enferma, incapaz de ofrecer razones para vivir y para esperar, sólo transmite su propio vacío. Una sociedad confusa, en la que la fe se desarriaga y no informa la existencia colectiva y personal, en las que se eclipsanlas razones, por una confusión que carcome el alma.
Una sociedad desarticulada, desencajada, produce los fenómenos típicos de que es portadora. Los revierte o traslada a las familias (que sin entrar a juzgar las intenciones de los progenitores, que son muchas veces personas buenas de recta intención y de conducta irreprensible) sufren el impacto de la sociedad que los ahoga ocasionando unsensible vacío en su real capacidad de encarnar valores que funden, iluminen y orienten la existencia. Cuando se indica que las familias están a la raíz del desajuste, no se pretende culpabilizar las familias, aumentando la dimensión de su tragedia. No se trata de buscar responsables sino de captar la concentración y las causas de ciertos fenómenos.
Me parece que el llamado: "Síndrome de Peter Pan",en los planteamientos que este libro ha difundido, ayuda a comprender una serie de fenómenos. Ya en nuestro Encuentro, de hace unos años, el profesor Tonny Anatrella nos ponía en guardia respecto de la "adolescencia interminable" (es el título de uno de los libros), como estado a situación de quien no madura. El síndrome de Peter Pan nos muestra un conjunto de comportamientos según los cuales laopción del protagonista: ser siempre un niño, se une en desastrosa conspiración, a la actitud de la familia que teme educar. Renuncia a su misión central, así se trate de padres de suyo bondadosos pero que no podríamos calificar de buenos padres en la medida en que desertan de lo que su misión les exige, incluso invocando el derecho a la libertad de los hijos. No educan temerosos de lesionar la...
tracking img