Drogas en república dominicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1111 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Drogas en Dominicana

Corriendo los años 80’s, mister Ronald Reagan, quien era un actor profesional, apareció en la televisión nacional norteamericana con una bolsita de cocaína en sus manos indicando que había sido comprada en los alrededores de la Casa Blanca. Lo hizo dramáticamente para demostrar la enorme peligrosidad del fenómeno del narcotráfico que afectaba, incluso, la manoseada“seguridad nacional” de los Estados Unidos, dándole así el empuje y un carácter armado a la “Guerra Contra las Drogas” iniciada en 1972 por Richard Nixon. (Poco después vendería cocaína para financiar la Contra Nicaragüense)

Más de dos décadas después, cuando ha caído mucha agua desde entonces y sin la droga en la mano, el presidente de nuestro país, que también actúa muy bien, declara una “guerrafrontal” contra el micro-tráfico, en alusión al combate y eliminación de unos supuestos 19,000 puntos de drogas “ilegales” que existen en la República Dominicana.

No parece conocer el Sr. Fernández la historia de la supuesta Guerra contra las Drogas, desarrollada por casi cuatro décadas por el Gobierno Norteamericano y que lo único que ha logrado es aumentar la cantidad de usuarios y adictos, depresos y de muertos. Cientos de miles de millones de dólares se han ido por el retrete (30 mil por año sólo en Estados Unidos) en una guerra falsa y perdida. ¡Ah! se me olvido contar como se han beneficiado los narcotraficantes que se han enriquecido significativamente después del inicio de esta guerra.

Ni una sola persona del mundo sería capaz de afirmar hoy que el fenómeno del narcotráfico yconsumo de las llamadas drogas ilegales ha disminuido desde que se ha arreciado la persecución que ha convertido a nuestras ciudades en verdaderos campos de batalla.

Es cierto que se han producido cambios desde entonces. Los fenómenos asociados a la globalización, la adopción de costumbres foráneas y los cambios en las rutas de comercialización de las drogas, han convertido a la RepúblicaDominicana, no sólo en un puente expreso para el paso de la cocaína, las anfetaminas, la marihuana y la heroína sobre todo, si no que ha proliferado a la par un pequeño mercado criollo con consumidores cautivos de todas las clases sociales (pero sobretodo de la pequeña burguesía y sectores de altos ingresos).

Es una especie de “boroneo” que deja caer una parte (quizás ínfima) de la droga que va detránsito para que una parte de los intermediaros puedan ganarse el sustento y desarrollar su mercado y sus redes de protección. Están creando el mercado local de estupefacientes como segunda opción al verdadero mercado que es el de los Estados Unidos y Europa.

En la última década, el consumo de marihuana y en rango menor la cocaína, se han popularizado en el país. Las anfetaminas, como el éxtasis,tienen también un público aunque más reducido. La cocaína sólo es accesible para los sectores de altos ingresos no tan jóvenes, sobre todo profesionales, empresarios, políticos, militares y artistas.

Me atrevería a afirmar que entre los jóvenes de las universidades privadas, son pocas las excepciones de quienes no hayan consumido al menos marihuana alguna vez en su vida.

Hace dos días, porejemplo, oficiales de policía, cumpliendo con la misión de guerra del presidente, apresaron a un popular rapero, El Lápiz, y a algunos de sus colaboradores por posesión de pequeñas cantidades de marihuana, utilizada evidentemente para consumo personal. Increíblemente, el mismo cantante que sirvió de voz para la campaña presidencial, y que fue usado como atractivo político para la juventud, caíaahora en desgracia en la misma “guerra” lanzada por el Presidente.

Podremos tener quizás un uso creciente e irresponsable de las llamadas drogas ilegales en el país, como también tenemos un grave problema de abuso de las drogas legales (alcohol y tabaco sobretodo) pero, el enfoque y la forma de enfrentar este problema, ha estado severamente equivocada.

Enfrentar el uso irresponsable de...
tracking img