Educacion para adultos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6228 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 4 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
3

Educación de adultos: ¿competencias para la vida o para el trabajo?
CENTRO
DE COOPERACIÓN REGIONAL PARA LA EDUCACIÓN DE ADULTOS EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

J.M. Gutiérrez-Vázquez

jmgv@crefal.edu.mx / gutierrezv28@hotmail.com

(CREFAL) / PÁTZCUARO, MICHOACÁN, MÉXICO

Introducción
Pocos conceptos han sido transferidos de otros campos al quehacer educativo, durante la segundamitad del siglo pasado, que hayan causado tanta polémica y que a la vez se hayan extendido de manera tan notable nacional e internacionalmente como la noción de competencia. Adoptando posiciones extremas, y en muchos casos debemos confesar que con cierta falta de agudeza, unos ven la irrupción del concepto como la esperada panacea que resolverá muchas de las dificultades

Decisio ENERO-ABRIL 2007Fotografía: Lucas López

4
e indefiniciones (¿o todas?) de que adolecen los sistemas educativos en su cometido. Otros, por el contrario, advierten en ello una amenaza más para la educación en cuanto servicio encargado de la promoción y fortalecimiento del desarrollo físico, intelectual, afectivo, social y moral del ser humano, que podría conducirnos a una todavía mayor instrumentalización desus propósitos y sus tareas, a una mecanización del trabajo docente, a una vuelta al conductismo: si nos centramos exclusivamente en los desempeños, ¿en dónde queda la caracterización y el ejercicio de la bondad, la definición y el recorrido de los caminos que nos llevan con rumbo a la libertad, la búsqueda de la verdad, la estimación y la creación de la belleza? Y otros más piensan en estaincursión simplemente como una buena oportunidad para racionalizar tanto el desempeño de quienes enseñan como el de quienes estudian, así como las tareas de los encargados de elaborar planes y programas educativos. Sería interesante hacer una reseña del desarrollo histórico de la disputa, incluyendo el tránsito de la noción de un país a otro y de una lengua a otra, aunque tal asunto cae fuera de lospropósitos y las dimensiones de este artículo. En todo caso, no puede dejar de mencionarse que vivimos en una sociedad plural, que existen muy diversos grupos sociales con intereses y anhelos muy distintos unos de otros, que todos los grupos están en interacción permanente, que ninguno de ellos tiene la patente para ejercer tal o cual función social en exclusividad (por ejemplo, la educación), y quela utilización transdisciplinaria de conceptos y procedimientos es asunto de todos los días, aunque habría que hacerlo de manera en extremo crítica y cuidadosa. Para tratar los puntos en los que percibo mayor interés y utilidad como parte de una introducción problematizadora a los artículos de este número de Decisio, he dividido el texto en tres apartados: en el primero, el más amplio, trato engeneral de las competencias en educación; en el segundo, de las competencias en la educación de adultos; y en el tercero, de las competencias del educador de adultos. Debo aclarar que, a lo largo de todo el artículo, mi discurso no es siempre problematizador, y que con frecuencia recurro a
Decisio ENERO-ABRIL 2007

descripciones, enumeraciones y ejemplos en beneficio del lector y sus empeños; esentonces indispensable señalar que tales recursos se utilizan a título de muestra y que de ninguna manera las descripciones son exhaustivas ni las enumeraciones agotan el contenido de órdenes y categorías.

Competencias y educación
La noción de competencia, tal como se maneja en el campo educativo, tiene su origen en el mundo del trabajo, en donde se enfatiza (o debería enfatizarse) lo que unapersona tiene que saber y saber hacer para poder desempeñarse satisfactoriamente en un empleo. Es necesario entonces dejar claro que esta noción de competencia en educación no tiene que ver directamente con la idea de competir, individualmente o en equipo, por el logro de reconocimientos y premios. Se trata de que todos dominemos el ejercicio de un determinado quehacer, no de que compitamos...
tracking img