Educando el carácter de la nueva generación

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1655 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Educando el carácter de una nueva generación


Estuardo Salazar, M.Ed.

Los cristianos estamos convencidos de la importancia de enseñar la Biblia y lo hacemos con bastante diligencia en escuelas dominicales y todo programa que incluya niños y jóvenes. Hay abundancia de materiales de enseñanza bíblica y sin duda hay muchos niños aprendiendo muchos versículos bíblicos. Sin embargo, cabepreguntarnos, cuánto de toda esa instrucción bíblica hace una huella permanente en la vida de estos niños. Sin dudar del poder de la Palabra de Dios, es válido cuestionar el carácter auténticamente cristiano de generaciones enteras de niños que han estado expuestos a una enseñanza bíblica, pero cuyas vidas como adultos no reflejan valores y principios cristianos.

Hay que educar el carácter

Jesúsfue un maestro que reconoció el valor de las Escrituras y su potencial de cambiar las vidas (Jn. 5:39), usándolas como base de autoridad para su enseñanza. Sin embargo él no hizo del estudio sistemático de las Escrituras (tipo Escuela Dominical) la esencia de su ministerio terrenal. Jesús causó un impacto profundo en las vidas de sus discípulos que transformó la esencia misma de su ser interior. Elpoder combinado de las Escrituras con el ejemplo vivo del Maestro hizo de Pedro un hombre sabio y prudente después de haber sido impulsivo, hablador y desleal. Esa misma fórmula hizo de Juan un apóstol lleno de amor cuando anteriormente era un “hijo del trueno”. El carácter de estos hombres cambió, no precisamente como resultado de la instrucción farisaica y de la observancia legalista detradiciones vacías como lo hacían los religiosos de aquel entonces. Diversos episodios en los evangelios nos muestran a Jesús confrontando a sus discípulos con estas áreas de su carácter que había necesidad de cambiar. Deliberadamente los expuso a experiencias como la tempestad en medio del mar, la frustración de no poder expulsar demonios y otras similares, para forjar en ellos el carácter esperado enun apóstol. Si esto sucedió con adultos como aquellos rudos pescadores, ¿cuánto más podemos hacer nosotros al trabajar con niños y adolescentes, cuyo carácter está en proceso de ser moldeado?

¿Cómo se educa el carácter?

Entendemos por carácter las características peculiares impresas por naturaleza o costumbre que distingue a una persona de otras. Alfonso Aguiló, en su libro Educar elCarácter lo define como “un modo de obrar siempre consecuente, cuyos móviles son principios firmes.” [i] La discusión contemporánea sobre cómo inculcar esos principios es extensa. Psicólogos y autores encuentran dificultad en reconciliar la tendencia moderna de respeto a los derechos del niño y refuerzo de su autoestima con la necesidad de inclinar la voluntad del niño para que abrace virtudes y valoresmorales por medio de la necesaria disciplina. El Dr. James Komarnicki, profesor de la Universidad Regent, plantea dos maneras de educar el carácter: “el primero es ser un efectivo modelo viviente a manera de guiar a los jóvenes hacia un carácter semejante a Cristo. El segundo es la enseñanza de rasgos de carácter cristiano a través de lecciones específicamente planeadas y experiencias deaprendizaje”[ii]

El rol de padres y maestros

La influencia más determinante en la formación del carácter de los niños debe ser el hogar. Si hay una fuente en la cual los niños encuentran modelos para imitar es el círculo familiar. El modelo de los padres, hermanos y personas que viven en el hogar es determinante en la forja del carácter. Lamentablemente no siempre los modelos que se encuentran en elhogar contribuyen a crear un carácter virtuoso y con rasgos cristianos. Padres, tíos, abuelos o hermanos mayores cuya conducta es a todas luces reprobable dejan una huella profunda en la vida de niños y jóvenes.
Los amigos de la misma edad también constituyen poderosos modelos que los adolescentes tienden a imitar, por la asfixiante presión de grupo que se sufre a esa edad. Aún antes de la edad...
tracking img