Eje politico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 609 (152058 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eje Político

Fuentes
Antigüedad
Platón. Critón, en Apología de Sócrates-Critón, Losada, Buenos Aires, 1938. XI, 20 a XV 25. Pág. 75-85.
Aristóteles. Política. Buenos Aires. Colihue. 2004. Libro I Cap. 1 y 2 y libro III
Modernidad
Libertad política en la modernidad occidental
Constant, Benjamín, De la libertad de los antiguos comparada con la delos modernos. Revista de Estudios Públicos N° 59, invierno de 1995.
Hobbes, Thomas, Leviatán, México. Fondo de Cultura Económica, 2003, Segunda parte Del Estado, Cap. XVII, Cap. XVIII, Cap. XXI “De la liberad d los súbditos”.
Marx, Karl. La cuestión Judía. Buenos Aires. Contraseña. 1997.
Rousseau, Jean Jacques. Contrato social. Buenos Aires. Losada. 2003. Libro Primero.Spinoza, Baruch, Tratado teológico político, México. Porrúa, 1982, capítulos XVII, XVIII, XIX, XX.
Autores contemporáneos
Arendt, Hanna, La condición Humana. Madrid. Paidós. 1996. Capítulo II.
Dardo Scavino, “Excursus Hegel, 1807” “Bernardo de Monteagudo, 1821”, en Narraciones de la Independencia, arqueología de un fervor contradictorio, Eterna Cadencia, Buenos Aires, 2010.Dussel, Enrique. Apel, Ricoeur, Rorty y la Filosofía de la Liberación. Guadalajara. Mexico. 1993. Pág. 13-24.
Jalif, Clara de Bertrameu, Gregorio Weinberg, “Semillas en el tiempo” en Rosa Licata, Semillas en el tiempo, Ediunc, Universidad de Cuyo, 2001
Ranciere, Jacques. “Democracia, república y representación”, en El odio a la democracia. Buenos Aires. Amorrortu. 2006Pág.75-101.
Vermeren, Patrice,  Filosofía de la ciudadanía y construcción del espacio democrático, editorial Homo Sapiens, Buenos Aires, 1999

La libertad política en la modernidad americana
Alberdi, Juan Bautista, Fragmento preliminar al estudio del derecho, UBA, en Colección de textos y documentos para la historia del derecho argentino, Vol. III, Facultad de derecho y cienciassociales, Buenos Aires, 1942. Prefacio.
Sarmiento, Domingo. Facundo, Buenos Aires, Editorial Huemul, 1978. Cap. III.

Platón. Critón, en Apología de Sócrates-Critón, Losada, Buenos Aires, 1938. XI, 20 a XV 25. Pág. 75-85.

Por otra parte, está aquí otro sabio, natural de Paros, que me he enterado de que se halla en nuestra ciudad. Me encontré casualmente al hombre que ha pagadoa los sofistas más dinero que todos los otros juntos, Calias, el hijo de Hipónico. A éste le pregunté -pues tiene dos hijos-: «Callas, le dije, si tus dos hijos fueran potros o becerros, tendríamos que tomar un cuidador de ellos y pagarle; éste debería hacerlos aptos y buenos en la condición natural que les es propia, y sería un conocedor de los caballos o un agricultor. Pero, puesto que sonhombres, ¿qué cuidador tienes la intención de tomar? ¿Quién es conocedor de esta clase de perfección, de la humana y política? Pues pienso que tú lo tienes averiguado por tener dos hijos». «¿Hay alguno o no?», dije yo. «Claro que sí», dijo él. «¿Quién, de dónde es, por cuánto enseña?», dije yo. «Oh Sócrates - dijo él-; Eveno, de Paros, por cinco minas». Y yo consideré feliz a Eveno, si verdaderamenteposee ese arte y enseña tan convenientemente. En cuanto a mí, presumiría y me jactaría, si supiera estas cosas, pero no las sé, atenienses.

Quizá alguno de vosotros objetaría: «Pero, Sócrates, ¿cuál es tu situación, de dónde han nacido esas tergiversaciones? Pues, sin duda, no ocupándote tú en cosa más notable que los demás, no hubiera surgido seguidamente tal fama y renombre, a no ser quehicieras algo distinto de lo que hace la mayoría. Dinos, pues, qué es ello, a fin de que nosotros no juzguemos a la ligera.» Pienso que el que hable así dice palabras justas y yo voy a intentar dar a conocer qué es, realmente, lo que me ha hecho este renombre y esta fama. Oíd, pues. Tal vez va a parecer a alguno de vosotros que bromeo. Sin embargo, sabed bien que os voy a decir toda la verdad....
tracking img