El alma al diablo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (382 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hijo de una familia de judíos practicantes, Mordejai es un chico de doce años que se prepara con el rabino Sender Musnak para celebrar su baarmitzvá, la ceremonia en la que al cumplir los trecepasará a formar parte de la comunidad adulta. Mordejai vive en el barrio judío de Buenos Aires entre familias decentes y trabajadoras. Cerca de su hogar una misteriosa casa abandonada le llama poderosamentela atención: dicen los del barrio que allí es donde habita el Maligno. Un día regresan sus moradores, un matrimonio al que todos rehuyen. Mordejai tiene terminantemente prohibido acercarse a estelugar pero la atracción que siente hacia Tamara, la mujer del matrimonio, es más intensa que el respeto que le inspira la orden paterna. Por azares del destino que no te voy a adelantar, Mordejai entraen contacto con la pareja. Cuando comienza a conocerlos mejor, se intensifican las dudas que ya gravitaban en su cabeza con respecto a la práctica de su religión.fgksdlgjdfehiof wetehf eiof giehi hkjrguehoh uehfueh fu ih fghefhu dsoh ehf eihf ieo hgo ierhg hg fierhg ihgi hfdglml lml mmlñm llñm l m,lñ m lñlñ m lñ l l kkl l llll lll llll llll ll ll ll ll ll ll l l l l l l l l lpkpk plññlkp lñlñklHijo de una familia de judíos practicantes, Mordejai es un chico de doce años que se prepara con el rabino Sender Musnak para celebrar su baarmitzvá, la ceremonia en la que al cumplir los trecepasará a formar parte de la comunidad adulta. Mordejai vive en el barrio judío de Buenos Aires entre familias decentes y trabajadoras. Cerca de su hogar una misteriosa casa abandonada le llama poderosamentela atención: dicen los del barrio que allí es donde habita el Maligno. Un día regresan sus moradores, un matrimonio al que todos rehuyen. Mordejai tiene terminantemente prohibido acercarse a estelugar pero la atracción que siente hacia Tamara, la mujer del matrimonio, es más intensa que el respeto que le inspira la orden paterna. Por azares del destino que no te voy a adelantar, Mordejai...
tracking img