El alma de la toga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3123 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
QUIEN ES ABOGADO
El concepto de abogado hoy se entiende a los que participan en honores que corresponden, en España todo mundo es abogado, la abogacía no es una consagración académica si no una concreción profesional. Nuestro título universitario es de “licenciado en derecho, que autoriza para ejercer la profesión de abogado”.
La universidad da una formación científica, en las demásfacultades, la enseñanza, tomada en serio, solo ofrece el peligro de que resulte un teórico pedante, en la nuestra hay la seguridad de que no produce si no vagos, rebeldes, destructores anarquizantes. La facultad de derecho se redime y contribuye eficazmente a la constitución técnica de sus alumnos, la formación cultural es absolutamente distinta de la profesional.
La razón sencilla de que en lasprofesiones la ciencia no es más que un ingrediente, a él opera la ciencia, el hábito, la educación, el engranaje de la vida, el ojo clínico, mil y mil elementos que, englobados, integran un hombre, el cual por su oficio, se distingue de los demás.
Un catedrático sabrá admirablemente las pandectas y la instituta y el fuero Real, y ser a un jurisconsulto insigne. En el abogado la rectitud de la concienciaes más importante que el tesoro del conocimiento, primero en ser bueno; luego, ser firme, después ser prudente; la ilustración es lo último.
No se hacen con título de licenciado, si no can las disposiciones psicológicas, adquiridas a costa de trozos sangrantes de la vida. Abogado es el que ejerce permanentemente, los demás serán licenciados en derecho, muy estimable, considerable y respetable porlicenciados en derecho nada más.

LA FUERZA INTERIOR

El hombre, cualquiera que sea su oficio debe confiar principalmente en sí, los hombres no llevamos más fuerza que la que dios nos da, más determinadamente es aplicable para los abogados. El doctrinarismo contradictorio para sembrar la duda, el sensualismo para perturbar nuestra moral, la crítica para desorientarnos, el adversario paradesconcertarnos, la injusticia para enfurecernos, no tengas el atrevimiento de juzgar sin leer lo que dicen los autores y consultar la jurisprudencia y escuchar, en cuanto nos detengamos cinco minutos a oír el vocerío, estamos perdidos, nosotros somos los únicos que no ejercemos a solas como el médico o el comerciante si no que vivimos en sistemática contradicción. Por último afrontamos constantementeel peso de la injusticia en el resultado de un concierto donde pudo más la fuerza que la equidad un fallo torpe.
Nadie nos perdonara la responsabilidad es solo nuestra, el orgullo es una faceta de la dignidad, a diferencia de la vanidad, que es una fórmula de estupidez. Hacer justicia o pedirla cuando se procede de buena fe, es lo mismo. En otros oficios humanos actúan el alma y la física, elalma y la economía es decir el alma y un elemento psicológico, pero en la abogacía solo actúa el alma porque siempre es obra de la conciencia y nada más.
En nuestro ser hallase la fuerza de las convicciones, la definición de la justicia, el aliento para sostenerla, el noble estimulo para ante ponerla al interés propio, el sentimentalismo lirico para templar las armas del combate, no puede haberabogado irascible, para librarse de la

Ira ay un antídoto que es el desdén. Quien sepa desdeñarlo sinceramente verá sublimarse y elevarse sus potencias en servicios del bien, libres de impurezas, iluminadas por altos ideales, decantadas por los grandes amores de la vida.
El abogado tiene que comprobar a cada minuto si se encuentra asistido de aquella fuerza interior que ha de hacerle superior almedio ambiente.

LA SENSACIÓN DE LA JUSTICIA

La fuerza de la realidad, no l fuerza brutal, lo que en veinte siglos no lograron la razón ni la piedad, lo está logrando en pocos años el empuje arrollador de las masas obreras. Las fuentes de la responsabilidad no eran otras, tradicionalmente, si no la acción y la omisión, la autoridad, símbolo supremo del propietario, en la vida industrial....
tracking img