El barroco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9926 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 30 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SUERTE DEL BARROCO: TÉRMINO Y CONCEPTO

Desde un punto de vista historiográfico, conviene comenzar por el repaso de la suerte del Barroco. La palabra barroco sirvió como término de joyería en el siglo XVII, para designar, en portugués o en español, a las perlas irregulares (así García Da Orta, Coloquio dos Simples e drogas da Indias, 1563). Covarrubias en su Tesoro de la Lengua Castellana,nos dice en 1611 que barrueco significa piedra irregular, como berrueco es el granito desgastado por el tiempo. Como se ve se trata de palabras similares de significado semejante.

En Italia, por otro lado, el barocco es el más complicado de los silogismos. Este sería el origen culto de la palabra. Según G. Briganti, "Barocco: st ranna parola", Paragone, I , 1950, en 1711 la primera derivaciónaparece en las ideas de Saint-Simon como algo "complicado", "confuso","extravagante" o "vano". En la Enciclopedia Francesa de 1776 se aplica a la música y la etimología se le concede al silogismo. El filósofo Rousseau la utilizará como "algo negativo". En 1788, en la Enciclopedia Metodológica de Quatremere de Quincy, "Baroque" es un adjetivo que en arquitectura se asocia a lo extravagante o"bizarre", como un refinamiento que abusa de la complicación. En 1797 Milizia populariza el término en Italia, en su Diccionario de las Artes, distinguiendo entre delirante y Barroco.

En Francia durante el siglo XIX se asocia de nuevo a lo bizarro pero siempre como algo contrario a los principios admitidos.

Siempre con sentido peyorativo, la crítica neoclásica de la segunda mitad del siglo XVIIIarremete contra las obras del Arte Barroco con fiereza, pudiéndose citar algunos ejemplos españoles: así, Antonio Ponz, al comentar el Transparente de la Catedral de Toledo no se recata en afirmar: "...Todo lo que allí hay no es más que una arquitectura desatinada y bárbara...[Narciso Tomé] no solamente hizo manifiesta su miserable habilidad en la quimérica arquitectura con que ornó el transparente,sino en una cupulilla que sobre él mismo pintó" [Viage de España, I , 2 ] . También en otro pasaje, dice: "...De tal modo se dejó arrastrar generalmente el público de la seudoescuela arquitectónica salmantina y de sus patriarcas Churriguera, Tomé, y un gran número de secuaces...consumidores de pinares y de oro para poner sus disparates a la vista de todos y deslumbrar a un público que no lomerecía" [Viage, XVIII, 7].

También podemos citar en esta línea al siempre ecuánime y liberal Jovellanos, que llegó a valorar en ocasiones hasta el arte gótico. Dice el asturiano de los retablos barrocos: "Monumentos ridículos que testifican la barbarie de quien los hacía, y el mal gusto de quien los pagaba". En otro pasaje, se ceba con la "secta borrominesca", en la que incluye a Tomé, Churriguera yRibera, que llevaron la corrupción del arte "...a aquel extremo de depravación donde suele ser necesario que toquen los males públicos para empeñar á la indolencia en su remedio".

Por cierto que Menéndez Pelayo, a quien tanto debe la Historia del Arte español, no sentía ninguna simpatía por la época barroca ("En arte soy pagano"), llamándoles "heresiarcas", y siervos de la "monstruosidad". Lahistoriografía favorable al concepto y término Barroco se inició a mediados del siglo XIX en Italia, a manos de los historiadores suizos, Burckhardt, que en 1856 [Der Cicerone] l e atribuye el mismo lenguaje que al Renacimiento, lo que resultó enormemente positivo, y sobre todo Heinrich Wölfflin, quien en 1888 por primera vez comparó e igualó los estilos en su Renacimiento y
Barroco, si bien esfácil deducir que a lo que Wölfflin llamaba Barroco en ese libro de juventud, hoy lo calificaríamos plenamente como Manierismo.

En 1900 publica Wölfflin su libro El arte clásico, donde admite con todo derecho al Barroco a la consideración histórica. Años más tarde, en 1915, en su famoso Kunstgeschichtliche Grundbegriffe (Conceptos fundamentales en la Historia del Arte), reclama para el Barroco...
tracking img