El circo de 3 pistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2280 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antes de la historia

Montar la carpa
Mark sonrió. Su división estaba teniendo otro trimestre estupendo. Aunque sus compañeros creían que podían identificar las razones de los éxitos de Mark, sólo él conocía el auténtico secreto que había detrás de su éxito personal y del de su equipo. Los muchos logros de Mark eran bien conocidos por la mayoría de personas de la organización. En variasocasiones lo habían seleccionado para dirigirse a un grupo de personas o hablar con algunos empleados que se sentían desbordados o desconectados. El éxito era evidente, también, en otros aspectos de su vida fuera del trabajo. Aunque ya no tenía el físico de su adolescencia, todavía era el vivo retrato de la salud. Los amigos comentaban que tenía la energía de alguien con la mitad de edad que él. Lisay él habían criado a tres hijos maravillosos. Jackie estaba casada y trabajaba para una gran empresa. Evan estaba acabando su licenciatura y pronto empezaría a buscar trabajo. Brian había puesto en marcha su propio negocio al acabar el instituto. Y siempre, durante todo ese tiempo, Lisa y él habían seguido admirándose
15

EL CIRCO DE TRES PISTAS

mutuamente, de forma incondicional, y estabanmás unidos que nunca. El zumbido del teléfono interrumpió sus reflexiones. —Tienes visita, Mark —dijo su secretaria. —¿Quién es? —preguntó. —Es una sorpresa. —Venga ya, Carol —replicó él—. Dime quién es. —No te lo voy a decir —bromeó ella—; no insistas. Si quieres saber quién es, tendrás que salir y verlo por ti mismo. Medio exasperado, medio curioso, fue a la puerta y la abrió. Allí estaba suhija Jackie. —¿Sorprendido? —le preguntó mientras se abrazaban. —¡Eso es decir poco! —Mark le dirigió una sonrisa a Carol, hizo entrar a Jackie en su despacho y cerró la puerta—. Siéntate. Es una sorpresa fantástica. ¿Qué te trae por aquí? —preguntó. —Oficialmente —empezó Jackie—, esta mañana tenía una reunión aquí, en la ciudad, y hemos acabado hace un rato. Oficiosamente, he venido para verte. Derepente, Jackie se puso seria. —Tengo problemas y necesito tu ayuda. Mark se preparó para lo peor. Temió que fuera algo relacionado con su matrimonio, aunque no había visto señales de alarma. Respiró hondo y preguntó vacilante: —Dime, ¿qué pasa? —¡Todo! —soltó ella de golpe—. Me encanta mi trabajo, pero parece que no puedo seguir el ritmo. Creía que las otras dos personas de mi departamento haríanque las
16

Montar la carpa

cosas fueran más fáciles, pero estoy empezando a pensar que no les importa lo que le pase a la empresa. »Brett me da todo su apoyo como marido, pero está muy ocupado con su propio trabajo. Casi hemos llegado a aceptar que no pasemos tiempo juntos, y eso me preocupa. Parece que todo el tiempo estemos inmersos en un proceso de divide y vencerás, saltando de unacosa a otra. A veces, nada tiene sentido. »Para complicar aún más las cosas —continuó Jackie—, Brett y yo estamos empezando a hablar de formar una familia. ¡No tengo ni idea de cómo voy a ser una buena madre con la locura de vida que llevo! —Parece bastante grave, cariño. ¿Cómo lo aguantas? —preguntó Mark. —Voy haciendo —respondió Jackie—. Voy a trabajar y lo hago lo mejor que puedo, pero megustaría disponer de un momento para mí de vez en cuando. —Dime, ¿cómo te puedo ayudar? —inquirió Mark. —No estoy segura de que te hayas dado cuenta, papá, pero te he observado más de lo que sabrás nunca —contestó Jackie. »Como me encuentro al inicio de mi propia carrera profesional y lucho para que todo salga bien, con frecuencia pienso en cómo mamá y tú hacéis las cosas. —¿A qué te refieres? —Porejemplo —dijo Jackie—, mamá y tú habéis conseguido mucho; sin embargo, casi nunca os he visto esforzaros como hago yo. No consigo averiguar qué hago mal. Por no hablar de los líos que tengo en el trabajo. Todo
17

EL CIRCO DE TRES PISTAS

este estrés está haciendo que piense en serio en buscar otro empleo. Mark le dio unas palmaditas en la mano. —Para empezar —dijo—, sé que tienes todo lo que...
tracking img