El diablo predicador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (347 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Obras D Teatro
LUIS DE BELMONTE BERMÚDEZ EL DIABLO PREDICADOR

Personajes: Feliciano, galán El Guardián de San Francisco El Gobernador de Luca Luzbel Octavia, dama Juana, criada Teodora LudovicoSan Miguel Asmodeo Fray Antolín Fray Pedro Fray Nicolás Alberto, criado Celio, criado Un Niño Jesús Nuestra Señora Tres Pobres

JORNADA PRIMERA

Baja Luzbel, en un dragón

Luzbel: ¡Ah, del oscuroreino del espanto, estancia del dolor, mansión del llanto, donde ya de otro daño sin recelo la desesperación es el consuelo! Abrid; y tú, de quien mi rabia fía de esa noble y eterna monarquía elgobierno en mi ausencia, ven a mi voz. Sale Asmodeo, por un escotillón Asmodeo: Ya estoy en tu presencia; pero, ¿qué te ha obligado a que me llames? Luzbel: ¿No lo has penetrado? Asmodeo: No, príncipe, sibien creo que es mucha la causa. Luzbel: La mayor. Asmodeo:

Pues, dilo. Luzbel: Escucha. Sobre este helado vestigio en cuya forma triforme di espanto en su Apocalipsi al más venturoso joven, parasaber los que el yugo de mi imperio reconocen, en término de dos días he dado la vuelta al orbe y, de diez partes, las nueve por las justas permisiones del Criador eterno yacen a mi obedienciaconformes. Los bárbaros sacrificios me ofrecen, y adoraciones, en las mentidas estatuas de barro, de hierro y bronce. La morisma en su vil secta, y también otras naciones que en una verdad disfrazan mildiferentes errores, sin que a ninguna de tantas sus distantes horizontes la disculpe de que al Dios que todo lo hizo ignore, pues no hubo en toda la tierra clima tan ignoto donde no llegasen, explicadaspor alguno de los doce discípulos las verdades de los cuatro historiadores; ni parte donde el cruzado leño, ya en llano o ya en monte, no quedara por testigo de su pertinacia torpe. Solamente algunaspartes de la Europa se me oponen, adorando al Uno y Trino, y al Verbo por Dios y Hombre; pero, aunque en ellas hay muchos jardines de religiones cuya agradable fragrancia de sus penitentes flores,...
tracking img