El diosero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (960 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Diosero
Una cosmovisión poco entendida pero muy admirada, etnias de México que permanecen vivas a través de un libro que se niega a olvidarlas.
Un hombre se aventuró a conocer su país y apintar su retrato en un lienzo creado de hojas de papel, con una pluma como pincel y la vida indígena como inspiración.
Un observador apasionado
De nacionalidad mexicana y de corazón tapatío, FranciscoRojas González logró convertirse en un personaje reconocido por sus obras, algunas de ellas llevadas a la pantalla grande como "La historia de un frac", en el año de 1942.
Fiel apasionado a laescritura y a la investigación, se convirtío en uno de los pioneros en el análisis antropológico de México, estudiando con Miguel Othón de Mendizábal y Andrés Molina Enríquez, ambos precursores de laantropología y etnología en México.
1. Cuentos de personaje. El más impactante es "El diosero", cuento que da nombre al volumen completo y literariamente uno de los mejores de éste.
El protagonista esKai-Lan, "señor del caribal de Puná", gran sacerdote y cacique de los lacandones, personaje cuya misión y poder consiste en moldear "deidades doblegadoras de las pasiones, moderadoras de los fenómenosnaturales que en la selva se desencadenan con furia diabólica, domadoras de bestias, amparo contra serpientes y sabandijas y resguardo opuesto a los hombres malos del más allá de los bosques". .
Undía se desencadena una terrible tormenta en plena selva lacandona. Kai-Lan fabrica un dios especial, pero éste es impotente para domeñarla. El agua todo lo invade y la tormenta sigue. El diosero,iracundo, rompe la obra de sus manos. Entonces elabora otro, un cuadrúpedo fabuloso con airosa cola de quetzal. Éste sí es poderoso y la tormenta cede.
El diosero lleno de orgullo, sale del templo y lanzaalaridos de júbilo. "No hay en toda la selva uno como Kai-Lan para hacer dioses... Mató a la tormenta", dice el propio sacerdote.
El cuento termina con una visión poética, pues "prendido a la copa...
tracking img