El espejo africano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2020 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El espejo africano

Autora: Liliana Bodoc

Entre África y América del Sur (1779 a 1791).

Todo comienza en una aldea con pocos habitantes, donde Imaoma era un joven cazador y Atima era
una hermosa muchacha, buena en teñir plumas y coser pieles.
Durante un día Imaoma miró tres veces a Atima, lo cual significaba que quería casarse con ella, Atima acepta y se casan. Atima le dio a su esposoun brazalete de piel, y Imaoma le dio a su esposa un pequeño espejo enmarcado en ébano, que él había tallado. Todo iba bien, pero al año siguiente, los tambores empezaron a anunciar desgracias.
Un día, Atima y su pequeña hija Atima Imaoma, se alejan de la aldea en busca de comestibles cuando fueron sorprendidas por cazadores de hombres, los cuales capturan a la niña. La madre luchó porrescatarla, pero fue inútil, entonces le suplica a el jefe de los cazadores que le entregue el espejo a su hija y este se lo da.
Atima Imaoma fue llevada en barco a América del sur, donde fue vendida a la familia Fontezo y Cabrera, para servir de doncella personal a la hija de los Fontezo y Cabrera, Raquel. A Atima Imaoma le cambiaron el nombre por Silencio.
Silencio tuvo suerte al ser comprada por lafamilia Fontezo y Cabrera, porque la trataban bien y crecía junto a Raquel, la hija de los Fontezo y Cabrera, aprendiendo las mismas tareas que debía aprender Raquel, pero igual la entristecía no poder recordar su verdadero nombre.
Cuando Raquel cumplió doce años, le pidió a su padre la autorización para enseñarle a Silencio a leer y escribir, éste se negó, al principio, pero luego terminócediendo con la condición de que le enseñara en el granero y en secreto.
En diciembre de 1791, la situación económica de los Fontezo y Cabrera era desesperada, entonces tuvieron que desprenderse a algunas cosas de valor y, además, de Silencio. La suplicas de Raquel fueron inútiles. Silencio fue vendida a una hacienda en Mendoza, donde ya no seria tratada con tanta benevolencia.
Silencio pasaría suultima noche en el granero. Entonces, ella sostuvo, frente a su rostro, el pequeño espejo, herencia de su madre, y comenzó a moverlo despacio hasta que pudo ver lo que estaba escrito en el pizarrón “AMO A MI AMITA”, pero en el reflejo del espejo leyó “ATIMA IMA OMA”. Al día siguiente, cuando se despedía de Raquel, le dijo que ya tenía doce años y que, según la costumbre de su pueblo, podía elegir sunombre y que éste sería Atima Imaoma. Raquel le dijo que no lo mencionara frente a sus nuevos dueños porque podía ser castigada por eso y le prometió buscarla algún día. Luego el carro, donde estaba Silencio, partió para Mendoza.

En esta parte del libro se indica que el espejo fue donado a la causa libertadora encabezada por el General San Martín.

España, provincia de Valencia, octubre de1818.

En una casa de antigüedades vivía su dueña María Petra, que tenía poco cabello y muchos fantasmas, y Dorel, un huérfano que ella sacó del orfanato cuando tenía seis años. La casa permanecía cerrada, por orden de su dueña, excepto la ventana donde estaban los objetos a la venta.
María Petra solo salía una vez al mes, para visitar a su tía durante una hora, a tres cuadras y media de su casa.La señora María Petra alimentaba y trataba bien a Dorel, hasta permitía que un maestro le diera clases los sábados, pero le impedía aprender a tocar el violín, que era su sueño desde que en la tienda entró uno y Dorel lo tocó y escuchó su sonido.
La señora Petra siempre le decía a Dorel que la música era mala y que debía olvidarla, pero éste, un día, le respondió que no seria feliz si ella nole permitía aprender a tocar el violín y que su maestro le decía que la música era buena para el alma. La señora Petra se enfureció y prohibió que el maestro volviera a entrar en su casa.
Esa misma semana, María Petra salio a visitar a su tía dejando a cargo del negocio a Dorel. Fue entonces cuando entro un joven con el espejo que había pertenecido a Atima Imaoma diciendo que su padre lo había...
tracking img