El futbol y las externalidades

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1752 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Identificación del comentario: Economía NS, Modulo 2

Título del Artículo: El fútbol y las externalidades

Fuente del artículo: http://www.abc.es/20090621/economia-empresas/futbol-externalidades-20090621.html

Fecha de Publicación del Artículo: 21/06/2009

Número de Palabras: 749

Fecha de Redacción del Comentario: 11 de Mayo del 2010

Secciones del programa de estudios relacionadascon el comentario: Modulo 2, externalidades

Nombre del Alumno: Francisco Sohrens

Código del Alumno: -----

El fútbol y las externalidades

Estos días el fútbol ocupa un lugar destacado en los medios de comunicación y se debate sobre el precio de determinados fichajes. Para unos, se trata de operaciones rentables y otros opinan lo contrario. Pero en ambos casos no se toman en consideracióntodos los elementos relevantes para desarrollar el argumento. Unos y otros olvidan algo muy importante: un fichaje puede ser barato para el club y caro para la sociedad; o viceversa. En cualquier caso, es necesario conocer los costes y los resultados -económicos, deportivos y sociales- de las operaciones. Pero es imposible conocerlos por adelantado. En consecuencia, los precios se han fijadosobre la base de conjeturas.
El mercado de los grandes jugadores acostumbra a ser imperfecto pues los grandes jugadores son distintos entre sí. No hay dos jugadores iguales. Los premios y reconocimientos se encargan de acentuar las diferencias. Tampoco hay muchos compradores y vendedores. Por el contrario, para cada gran jugador acostumbra a haber un vendedor y un número reducido de compradores. Elvendedor tiene poder de mercado y, por ello, puede fijar un precio anormalmente alto. En este caso puede que no haya comprador o puede haber un comprador que considere que aún pagando un precio elevado la operación sea racional. En todo caso, se fija un precio que está claramente por encima del que correspondería a un mercado con muchos vendedores de jugadores similares y muchos compradores,también similares. Lo mismo sucede con el agua en el desierto: como es escasa, su precio es altísimo.
En este asunto, lo más sencillo es simplificar y decir que el precio se ha fijado de acuerdo con los principios de la oferta y la demanda, como si de un bien cualquiera se tratara. Pero simplificar no vale. Los jugadores extraordinarios, al contrario de lo que muchos piensan, no son bienes de lujo.Éstos, prescindibles por definición, registran reducciones de la demanda cuando su precio aumenta por encima de un determinado nivel. Por el contrario, los bienes de solemne necesidad, como el agua en el desierto, se adquieren con independencia de su precio. Pero la necesidad de un bien no depende de sus características intrínsecas sino de las preferencias del comprador. Aunque pueda parecer extraño,para los grandes amantes del mar un velero puede ser un bien de primera necesidad. Lo mismo ocurre con determinados jugadores de fútbol.
En este caso, el gran jugador, a diferencia de la mayoría de bienes que consumimos cotidianamente, tiene otra característica: su oferta es muy escasa. En consecuencia, si el comprador tiene el capricho -o la necesidad, de acuerdo con sus preferencias- de poseerun determinado jugador, el precio que estará dispuesto a pagar dependerá de sus recursos. Y si estos son elevados, el precio, lógicamente, será alto. Lo malo en estos casos es ir a la puja con la faltriquera llena. Esto lo sabemos perfectamente quienes practicamos la compra de libros escasos a los que damos mucho valor.
Además, cuando los precios de unos jugadores suben, ocurre como con lasmareas: todos los barcos suben cuando éstas lo hacen. Y este hecho es un coste que debería ser contabilizado.
¿La decisión de pagar un precio aparentemente elevado es racional desde el punto de vista económico? No se sabe. Dependerá de los resultados globales (deportivos, publicidad, patrocinios...) y de si los mismos pueden conseguirse con un coste menor (descartes incluídos). Dentro de un tiempo...
tracking img