El hambre y los medios civilizatorios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2279 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hambre y los medios civilizatorios.

“520 - Un peligro de nuestra cultura: vivimos en una época en que la cultura corre el peligro de perecer a causa de sus medios de civilización”
Humano demasiado humano, 1878, Friedrich Nietzsche.

Si ya Nietzsche, veintidós años antes de que terminara su siglo, y con este él mismo, se preocupó porque su época estuviera poniendo en riesgo el porvenir dela humanidad a través de sus medios civilizatorios. Luego de Nietzsche, el diluvio.
A comienzos de Agosto del 2011, ciento treinta y tres años después del Nietzsche, un mojón en la historia de la filosofía, deberíamos ponerle más atención a este aforismo. Deberíamos a su vez, aclarar un poco los términos, adaptados a nuestro tiempo y a nuestro particular modo de ver las cosas del mundo, de loque dijo Nietzsche:

Vivimos en una época –el siglo veintiuno, de la globalización, la era de la conectividad y las comunicaciones, aun, el tiempo neoliberal- en que la cultura –es decir, la humanidad misma, la de la bandera en la luna y las sondas saliendo a buscar a alguien o algo fuera de nuestro sistema solar- corre el peligro de perecer a causa de sus medios de civilización –nada más y nadamenos que el capitalismo globalizado y neoliberal del que hablábamos antes, el capitalismo quebrado y en crisis.

Esther Vivas, el sábado pasado, en El País, publicó un artículo llamado “los porqués del hambre”, en el que habla de cómo el negocio especulativo, promovido por el neoliberalismo, la desregulación de los mercados del tercer mundo y la liberización del sistema financiero virtual y, porsobre todas las cosas, mundial, han logrado crear en determinados lugares del mundo profundísimas crisis alimenticias.
El artículo comienza con esto: “Hoy se produce comida para 12.000 millones de personas, cuando en el planeta habitan 7.000.”
Luego de esto, se encarga de hablar del caso particular de Somalia, en el cuerno de África, una de las regiones más pobres del planeta: “Somalia, a pesarde las sequías recurrentes, fue un país autosuficiente en la producción de alimentos hasta finales de los años setenta (…). A partir de los años ochenta, las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para que el país pagara su deuda con el Club de París, forzaron la aplicación de un conjunto de medidas de ajuste. En lo que se refiere a la agricultura, estasimplicaron una política de liberalización comercial y apertura de sus mercados, permitiendo la entrada masiva de productos subvencionados, como el arroz y el trigo, de multinacionales agroindustriales norteamericanas y europeas, quienes empezaron a vender sus productos por debajo de su precio de coste y haciendo la competencia desleal a los productores autóctonos(…)Historias parecidas se dieron no soloen países de África, sino también en América Latina y Asia. (…) un 75% de la inversión financiera en el sector agrícola es de carácter especulativo. Se compran y venden materias primas con el objetivo de especular y hacer negocio, repercutiendo finalmente en un aumento del precio de la comida en el consumidor final”.
Somalia, como dice la autora del artículo es un caso testigo de lasconsecuencias de la economía desregulada que sigue siendo hoy, en momento de crisis mundial, el modo-hacer predominante de la economía globalizada capitalista. Una economía que no se basa en el principio de suficiencia, sino en la persecución de una supuesta eficiencia producida por la liberalización de los mercados nacionales e internacionales. El neoliberalismo, fase última del capitalismo, es en sí, unsistema económico que nada tiene que ver con la eficiencia, se basa, estrictamente, en la consecución de ganancias a corto, o mediano plazo a lo sumo, sin importar las consecuencias a largo plazo que las decisiones, las acciones u omisiones que se estén llevando a cabo hoy en día signifiquen para el futuro. Basta con pensar que por cada litro que Coca Cola Company produce de su principal marca,...
tracking img