El hereje

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 498 (124411 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
miguel delibes

EL HEREJE

__________________________
__________________________
__________________________

en el año 1517, martín lutero fija sus noventa y cinco tesis contra las indulgencias en la puerta de la iglesia de wittenberg, un acontecimiento que provocará el cisma de la iglesia romana de occidente. ese mismo año nace en la villa de valladolid el hijo de don bernardo salcedo ydoña catalina bustamante, al que bautizarán con el nombre de cipriano. en un momento de agitación política y religiosa, esta mera coincidencia de fechas marcará fatalmente su destino.

huérfano desde su nacimiento y falto del amor del padre, cipriano contará, sin embargo, con el afecto de su nodriza minervina, una relación que le será arrebatada y que perseguirá el resto de su vida.convertido en próspero comerciante, se pondrá en contacto con las corrientes protestantes que, de manera clandestina, empezaban a introducirse en la península. pero la difusión de este movimiento será cortada progresivamente por el santo oficio. a través de las peripecias vitales y espirituales de cipriano salcedo, delibes dibuja con mano maestra un vivísimo relato del valladolid de la época de carlos v,de sus gentes, sus costumbres y sus paisajes. pero “el hereje” es sobre todo una indagación sobre las relaciones humanas en todos sus aspectos. es la historia de unos hombres y mujeres de carne y hueso en lucha consigo mismos y con el mundo que les ha tocado vivir.

un canto apasionado por la tolerancia y la libertad de conciencia, una novela inolvidable sobre las pasiones humanas y losresortes que las mueven.

__________________________
__________________________

a valladolid, mi ciudad

¿cómo callar tantas formas de violencia perpetradas también en nombre de la fe? guerras de religión, tribunales de la inquisición y otras formas de violación de los derechos de las personas... es preciso que la iglesia, de acuerdo con el concilio vaticano II, revise por propia iniciativa losaspectos oscuros de su historia, valorándolos a la luz de los principios del evangelio.

(juan pablo II a los cardenales, 1994)

preludio

el “hamburg”, una galeaza a remo y vela, de tres palos, línea enjuta y setenta y cinco varas de eslora, dedicada al cabotaje, rebasó lentamente la bocana y salió a mar abierta. amanecía. se iniciaba el mes de octubre de 1557 y la calima sobre la superficiedel mar y la estabilidad de la nave presagiaban bonanza, una jornada calma, tal vez calurosa, de sol vivo y suave viento del norte. era el “hamburg” un pequeño barco de carga, dotado con cincuenta y dos marineros, al que su capitán, heinrich berger, con un agudo sentido de la economía personal, superponía en el buen tiempo dos pequeñas tiendas de campaña sobre las cuadernas de toldilla paraalojar a cuatro posibles pasajeros de confianza, mediante un módico estipendio.

en la primera de estas tiendas, viniendo de proa, viajaba ahora un hombre menudo, aseado, de barba corta, al uso de valladolid, de donde procedía, tocado de sombrero, con calzas, jubón y ropilla de segovia, que, acodado en el pasamanos de babor, oteaba con un anteojo el puerto que acababan de abandonar.

una bandada degaviotas que sobrevolaba la estela del “hamburg” se reunía, graznando destempladamente, preparando el regreso a puerto.

por la amura, sobre la silueta de tierra, la bruma comenzaba a rasgarse y permitía divisar, entre los flecos, fragmentos del cielo azul que la calma chicha de la madrugada auguraba. el hombre menudo y aseado hurgó con su mano pequeña y nerviosa en el bolso de la ropilla,extrajo el papel plegado que le había entregado un marinero al embarcar y leyó de nuevo el breve mensaje que contenía: |bienvenido a bordo. le espero a almorzar en mi camareta a la una del mediodía.

el capitán berger|.

el doctor le había hablado con afecto del capitán en valladolid.

aunque hacía mucho tiempo que no se veían, entre el doctor y heinrich berger se anudaba una vieja amistad de...
tracking img