El higuerón. devenires de lo otro.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7276 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Higuerón.
Devenires de lo Otro.
Autores: Ramiro Travieso; Adriana Hernández; Diego González.



Advertencia.

Es necesario aclarar aquí que esta introducción no consiste más que en palabrerías y se debe sólo a aspectos formales de la presentación del trabajo. En todo caso, oficia como precaución para el lector. Esta producción es el resultado del proceso investigativo que acompañó laduración del seminario de Psicodrama.
No intentamos desde aquí darle una continuidad lógica a lo que hemos producido, ni pretendemos lo acabado de los temas que se plantean. La idea fue poner a jugar conceptos con los que conectamos a lo largo del pasaje por el taller, y de las discusiones en el grupo.
Esto es una cartografia de los otros de nuestro encuentro.
Introducción.

¿Por qué, sicreemos en los diferentes personajes que somos, si sostenemos que lo único pasible de retornar es lo diferente, que nunca nos bañamos dos veces en el mismo río y un indefinido etcétera de posible frases análogas... por qué aún así las más de las veces estamos prestos a visualizar y actuar lo repetido, a sostener no solo un alto grado de similitud en nuestros personajes cotidianos, o tal vez lapalabra correcta sea “coherencia”, o una suerte de continuidad de la conciencia, o de la vivencia, que nos permite (aunque sea mentira) afirmar cosas como: “yo soy fulano”, “hago esto y aquello”, o “esto que veo en el espejo es mi cara”...?

Entonces… esto que veo en el espejo es mi cara… frase que remite (o es más bien una idea agenciada) al Johnny Carter de Cortázar… Este personaje se preguntacómo es posible que aceptemos tan fácilmente, tan de buen grado, cosas como que eso, esa imagen en un pedazo de vidrio sea “mi cara”. Es que (es una de las respuestas que damos nosotros desde acá) nuestra memoria (más adelante repensaremos este concepto) es tal vez aquello que se encarga de generar en nuestra percepción esos “moldes”, “centros”, nudos”, o finalmente y sin tanta vuelta categorías, quenos permiten la ilusión de anulación de la diferencia, eso de poder decir “esto se parece” o aún más “esto es aquello”.
J.L. Borges desde su “Funes el memorioso” nos propone una mirada sobre el tema de la memoria. Mas ocurre que Funes contradice nuestros primeros acercamientos a este concepto:
“Diecinueve años había vivido como quien sueña: miraba sin ver, oía sin oír, se olvidaba de todo, decasi todo. Al caer, perdió el conocimiento; cuando lo recobró, el presente era casi intolerable de tan rico y tan nítido, y también las memorias más antiguas y más triviales. Poco después averiguó que estaba tullido. El hecho apenas le interesó. Razonó (sintió) que la inmovilidad era un precio mínimo. Ahora su percepción y su memoria eran infalibles.” Para funes la memoria precisamente registra ladiferencia en su expresión máxima, y más nos dice Borges, que si para nosotros es posible recordar con nitidez un cuadrado o un triángulo, Funes podía realizar esa misma operación “con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio”. Eso que habíamos llamadomemoria, Borges lo llama pensamiento: eso que ordena, categoriza……. Y aún así éste aspecto del pensamiento no nos gusta, nos ofende o tal vez nos confunde… Es que además aún no damos con el “nombre”, con cómo podríamos llamar, si hay que hacerlo, a eso que nos da esa especie de sensación de continuidad en el tiempo, eso que a su vez organiza, genera espacios en los que irán a ubicarse cosas, gruposde cosas, categorías cuyos elementos ven limadas sus diferencias… Eso que exasperaba a Funes, que hace “que el perro de las tres y catorce (visto de perfil) tuviera el mismo nombre que el perro de las tres y cuarto (visto de frente)”.

Aunque tal vez en vez de buscarle un nombre (que por demás ya le ha sido dado: “YO, señores” grita desesperado desde la tumba Mr. Freud…) podríamos intentar...
tracking img