El hilo de ariadna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2162 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Hilo de Ariadna
Por: Eduardo Serrano Al amor de mi herida... “Dios reside en el interior de todo hombre, pero pocos lo saben encontrar” Bhagavadgita

El hilo de Ariadna, según las tradiciones órficas, fue un conjunto de cantos utilizados por la doctrina pitagórica, para la iniciación de sus discípulos en la cosmogonía epifaníca del ser. Los cantos estaban divididos en tres partes: ElMinotauro; el hilo de Ariadna; y el eterno retorno. Cada uno de ellos representa el proceso de transmutación de la conciencia en espíritu activo. El Minotauro es producto de un castigo impuesto por el Dios Poseidón, el cual regaló un toro blanco al rey Minos con el fin de que este fuera sacrificado en su nombre. El monarca al ver tan bello ejemplar se negó a ofrendarlo, y Poseidón, ofendido por laacción de Minos, hizo que la reina Pasifae engendrara a un hijo, fruto de la relación amorosa con el animal, el cual sería conocido como Minotauro. Años después, Dédalo, uno de los inventores y genios más famosos de la época, construyo un laberinto, a pedido del rey, en el cual se destinaba a ser encerrada la bestia. Dédalo al terminar su obra fue el primero en ser arrojado al laberinto a fin de que norevelase los posibles secretos que en él guardaba, pero antes de tal hecho el secreto le fue confiado sólo a una persona, a la hija mayor del rey, Ariadna. Es por ello que a partir de la fuga de Dédalo, ella pasaría a ser conocida como la “señora del laberinto”. El segundo canto narra las aventuras de Teseo y su llegada a la isla de Creta, en busca de la cabeza del Minotauro. Ariadna, decidida asalvar al famoso héroe, le entrego un ovillo de hilo para que el laberinto perdiera por completo su secreto, y así Teseo pudiera escapar vivo de la isla. La princesa cretense empezaba a enamorarse perdidamente de él, y él le ofreció todo tipo de promesas que un hombre puede hacerle a una mujer. El destino de Teseo estaba escrito, mato al Minotauro y se llevo consigo a Ariadna hasta la isla deNaxos, en la cual se celebro hasta el amanecer la gloria del héroe. A la mañana siguiente, Teseo abandona a su prometida, mientras ella dormía en la playa. El canto termina con la maldición de Ariadna hecha a su amado. El tercer canto inicia con la aparición de la diosa Afrodita, la cual se compadece del

www.comunidadvistal.com.ar Informes@vistal.com.ar

infortunio de la princesa. Acudió a sullamado, y la consoló; le prometió la pronta aparición de un esposo inmortal y la felicidad eterna. Después de escuchar a la Diosa, Ariadna entro en un profundo sueño. Ella se encontraba durmiendo en la playa, cuando fue vista por el dios Dionisio, que tan sólo con contemplar sus hermosos cabellos, quedo completamente enamorado de ella. La hizo su esposa y le ofreció como regalo de bodas unahermosísima corona de oro incrustada con piedras preciosas. A lo largo de su matrimonio tuvieron cuatro hijos, hasta que un día Ariadna, envejecida y cansada por el tiempo, partió al mundo de hades. “Dionisio, inconsolable, tomo su corona de oro y la arrojó hacía el cielo. A medida que la joya ganaba altura, las piedras se tornaban más y más brillantes, hasta que se trasformaron en estrellas. Fijada parasiempre en lo alto del firmamento bajo la forma de una centelleante constelación, la corona de Ariadna testimoniaría para siempre, ante mortales e inmortales, el inmenso amor de Dionisio hacia la hermosa princesa cretense”.
(1)

Las narraciones órficas significaban para los futuros iniciados el hilo de la fuente de los grades arcanos, el hilo de la verdad y la belleza, la epifanía del universo(2). Los mitemas de la narración están clasificados según la naturaleza de sus personajes.

Ariadna y el Minotauro (Lo imaginario) Ariadna simboliza al sujeto parlante que desea, en su no-todo femenino. Desea como tal, porque se siente reconocida bajo el velo simbólico de la mujer, porque la naturaleza de su deseo, es el horror a lo real. El fantasma de lo imaginario, en el deseo, exige la...
tracking img