El hombre mediocre obra completa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 278 (69360 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
JOSÉ INGENIEROS
EL HOMBRE
MEDIOCRE

Al que dice "Igualdad o muerte", replica la naturaleza "la igualdad es la muerte". Aquel dilema es absurdo. Si fuera posible una constante nivelación, si hubieran sucumbido alguna vez todos los, individuos diferenciales, los originales, la humanidad no existiría. No habría podido existir como término culminante de la serie biológica. (...) Igualar todoslos hombres sería negar el progreso de la especie humana. Negar la civilización misma. (José Ingenieros, "El Hombre Mediocre")
ADVERTENCIA
Forman el presente volumen las lecciones sobre psicología del carácter, profesadas por el autor en su cátedra de la Facultad de Filosofía y Letras (curso 1910). En ese y el siguiente año, con excepción de pocos fragmentos complementarios, fueron publicadas en"La Nación", de Buenos Aires, y reunidas después en los "Archivos de Psiquiatría y Criminología" (1911). Reordenadas las partes y corregida la forma, apareció el todo en la Biblioteca "Renacimiento" (Madrid, enero de 1913, diez mil ejemplares); con ligeras correcciones se reimprimió la segunda edición (abril de 1913), de igual tiraje. La "Biblioteca Ariel" y la "Colección Sarmiento" han reeditadola Introducción en folleto ("La moral de los idealistas", San José de Costa Rica, 1914, y Barcelona, 1917).
LA presente edición es copia fiel de la tercera completa, que ha sido objeto de nuevas y mayores correcciones: en la ordenación de los capítulos, en la denominación de sus partes y en la forma. Responden ellas al objeto de aumentar su claridad, especialmente en lo que constituye su doctrinamoral, tornándola más accesible a los jóvenes comprensivos e ilustrados para quienes fueron dichas las lecciones.
******
El autor de este libro se propuso estigmatizar las funestas lacras morales que se llaman rutina e hipocresía y servilismo, deseando ser útil a los jóvenes que, estando en edad propicia para evitarlas, puedan formarse ideales y ennoblecer su vida; tiene ya sobradas muestras deque su esfuerzo no fue estéril. Pero más que en la eficacia de su palabra, ha creído en la de su ejemplo; desde que pronunció en la cátedra estas lecciones terminando su "carrera" exterior a una edad en que otros se preparan a comenzarla, -- ha vivido conforme a sus corolarios, renunciando a beneficiarse de complicidades y costumbres que considera nocivas. Se ha dicho, con rigurosa verdad, quelos más despreciables sujetos son los predicadores de moral que no ajustan su conducta a sus palabras. Sabe el autor que muy pocos moralistas podrían escribir esto mismo sin que les temblara el pulso.
******
Aunque el lenguaje del libro suele apartarse de la disciplina científica del autor, ha sido, para éste, una admonición permanente para vivir conforme a los principios de la moral estoica, quetiene por mejores. Mirando la dignidad en la cima de las virtudes humanas ha puesto creciente empeño en la conquista de su personalidad interior, por el trabajo y por el estudio, fuentes de libertad y de optimismo. Como escritor, prefiere un solo convencido a cien admiradores literarios; sería feliz si algún joven, por la lectura de estas páginas, se propusiera ser, simplemente, el más virtuoso desus contemporáneos.
Enero, 1917
 

INTRODUCCIÓN
LA MORAL DE LOS IDEALISTAS.
I. La emoción del Ideal. - II. De un idealismo fundado en la experiencia. - III. Los temperamentos idealistas. - IV. El Idealismo romántico - V. El Idealismo estoico. - VI. Símbolo.

I. LA EMOCIÓN DEL IDEAL
Cuando pones la proa visionaria hacia una estrella y tiendes el ala hacia tal excelsitud inasible, afanosode perfección y rebelde a la mediocridad, llevas en ti el resorte misterioso de un Ideal. Es ascua sagrada, capaz de templarte para grandes acciones. Custódiala; si la dejas apagar no se reenciende jamás. Y si ella muere en ti, quedas inerte: fría bazofia humana. Sólo vives por esa partícula de ensueño que te sobrepone a lo real. Ella es el lis de tu blasón, el penacho de tu temperamento....
tracking img