El infierno en casa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (719 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El infierno en casa

A pesar de todos los obstáculos por los que he pasado, estoy agradecido por estar vivo, ser quien soy y disfrutar de la vida.

Cuando tenía 7 años de edad, mi vida era normal-como la de cualquier otro niño- iba a la escuela, comía millones de dulces al día, hacía travesuras, jugaba horas con mis vecinos y amigos, bueno, eso era lo que pensaba yo, pues en ese tiempo fuecuando la pesadilla comenzó. A mis padres nunca los había visto discutir tan fuerte como aquella noche. Los gritos y el llanto de mi madre, no escuchaba con claridad lo que decían pero se escuchabancomo si estuvieran fuera de mi cuarto -que estaba al otro lado de la casa junto al de mi hermano, cerca de la sala amarilla con flores coloridas que la abuela Ester les había regalado a mis padrescuando se compraron su casa y el cuarto de mis padres se encontraba al atravesar ese oscuro pasillo que nunca me ha gustado, pues tenía fotos de la tía Betty y sus insoportables hijos Carlos y Miriam aligual que fotos de mi temible abuelo “El Sargento Fabián”- fue por el que me pusieron ese nombre- no se que me daba más miedo, el imaginarme la cara de mi padre enojado o que el fuera capaz de hacerlealgo a mi mamá. Me armé de valor, me levanté de la cama y salí del cuarto, al abrir la puerta pude distinguir lo que todos esos gritos decían, no quería entenderlos, me tapé los oídos y sin pensarloentre al cuarto de Ricardo – el se encontraba fumando y con varias latas vacías de cerveza alrededor de su cama y con una en la mano, nunca lo había visto hacer esto-. Me quede sorprendido no sabía quehacer, así que salí inmediatamente de ahí, me dirigí a mi cuarto y me encerré.

Pasaron varios años después de esa pelea y parecía como si nada hubiera pasado.

Al cabo de unos meses mi papá nosdejó y al irse solo dijo dirigiéndose a Ricardo y a mi:

* Hijos, espero en un futuro sean unos jóvenes de bien- agarró sus maletas como si le urgiera salir de nuestra casa y nos miró sin...
tracking img