El llano en llamas 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3088 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El llano en llamas
Resumen:
Trata de una guerra, en la cual el narrador es parte de ella. Primero están en plena guerra, luego se quedan en un campo alrededor de ocho meses cuidando gallinas (cerca de cuatro, uno de los Jorseses estaba muriendo) y animales en general. Cuando se van sintiendo inútiles llega Armancio Alcalá, quien le hacía recados y cartas a Pedro Zamora para que vuelvan a luchar,esta vez van en mejores condiciones de las que habían quedado antes. Luego descarrilan un tren y ahí el gobierno realmente se enojó, los indios se unieron a ellos (gobierno) y sólo pensaban en matarlos. Lo único que hizo el personaje principal fue huír. Pedro Zamora murió, dicen que volvió a México, detrás de una mujer, y que ahí lo mataron. El personaje principal estuvo varios años en la cárcel,por tener la mala costumbre de robar mujeres. Y así es cómo conoció a su mujer, de 14 años. Al final de la historia sale ella (la esposa del protagonista) mostrándole a su hijo, el personaje principal lo encuentra muy parecido a él. Ella dice "pero él no es mala gente. No es un asesino". Todo esto fue saliendo de la cárcel.
Personajes:
* Petronilo Flores: Líder de los del Gobierno. Erageneral.
* La perra: Hombre de parte de los de la revolución. Cuando van a buscarlo no lo encuentran.
* Pedro Zamora: Líder de los de la revolución.
* Joseses: Hijos de la perra, de parte de la revolución.
* Armancio Alcalá: Hacía recados y cartas a Pedro Zamora para que vuelvan a luchar.
* Personaje principal.
* Esposa del personaje principal: Niña de 14 años, de ojos bonitos.

El llanoen llamas
Juan Rulfo (El llano en llamas)

Ya mataron a la perra,
 pero quedan los perritos
(Corrido popular)
"¡VIVA Petronilo Flores!" 
El grito se vino rebotando por los paredones de la barranca y subió hasta donde estábamos nosotros. Luego se deshizo.
Por un rato, el viento que soplaba desde abajo nos trajo un tumulto de voces amontonadas, haciendo un ruido igual al que hace el agua crecidacuando rueda sobre pedregales.
En seguida, saliendo de allá mismo, otro grito torció por el recodo de la barranca, volvió a rebotar en los paredones y llegó todavía con fuerza junto a nosotros:
"¡ Viva mi general Petronilo Flores!" 
Nosotros nos miramos. La Perra se levantó despacio, quitó el cartucho a la carga de su carabina y se lo guardó en la bolsa de la camisa. Después se arrimó a dondeestaban Los cuatro y les dijo: "Síganme, muchachos, vamos a ver qué toritos toreamos!" Los cuatrohermanos Benavides se fueron detrás de él, agachados; solamente la Perra iba bien tieso, asomando la mitad de su cuerpo flaco por encima de la cerca.
Nosotros seguimos allí, sin movernos. Estábamos alineados al pie del lienzo, tirados panza arriba, como iguanas calentándose al sol.
La cerca de piedraculebreaba mucho al subir y bajar por las lomas, y ellos, la Perra y los Cuatro, iban también culebreando como si fueran los pies trabados. Así los vimos perderse de nuestros ojos. Luego volvimos la cara para poder ver otra vez hacia arriba y miramos las ramas bajas de los amoles que nos daban tantita sombra. Olía a eso; a sombra recalentada por el sol. A amoles podridos.
Se sentía el sueño delmediodía.
La boruca que venía de allá abajo se salía a cada rato de la barranca y nos sacudía el cuerpo para que no nos durmiéramos. Y aunque queríamos oír parando bien la oreja, sólo nos llegaba la boruca: un remolino de murmullos, como si se estuviera oyendo de muy lejos el rumor que hacen las carretas al pasar por un callejón pedregoso.
De repente sonó un tiro. Lo repitió la barranca como si estuvieraderrumbándose. Eso hizo que las cosas despertaran: volaron los totochilos, esos pájaros colorados que habíamos estado viendo jugar entre los amole s. En seguida las chicharras, que se habían dormido a ras del mediodía, también despertaron llenando la tierra de rechinidos. -¿Qué fue? - preguntó Pedro Zamora, todavía medio amodorrado por la siesta.
Entonces el Chihuila se levantó y, arrastrando su...
tracking img