El matadero, maestras argentinas y la malasangre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (853 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Análisis 1: Rosas en el matadero

Una sucesión de hechos graves para Argentina, precipita la decisión de la Junta de Representantes, haciendo que Rosas vuelva a ser designado gobernador. El nuevogobernante gozaba de atribuciones excepcionales en las tres órdenes: ejecutivo, legislativo y judicial. El decreto que le otorgó estas concesiones sólo especificaba: que deberá conservar, defender yproteger la Religión Católica Apostólica Romana y el ejercicio de este poder extraordinario durará todo el poder de sus caudillos, Rosas pone énfasis en su propio terreno y emprende una accióndestinada a eliminar todo signo opositor. El disenso pasó a ser sinónimo de exilio o muerte, y todo aquel que lo manifestara era considerado un “salvaje unitario”. En el texto, “El Matadero”, Echeverría, conafan de ser verosímil en sus descripciones refiere, en una introducción más general, las actividades corrientes del Matadero de la convalecencia, su ubicación, el estado en que quedaba en los días delluvia y la importancia de la carne como alimento de la población, luego de pasados 15 días, con la llegada del ganado al matadero al decimosexto día, comienza a relatar el trabajo de los carniceros,la presencia de las mulatas, chusmas, negras que eran las que provocaban los griteríos. En su observación hay un objetivo permanente: El Restaurador, la figura en la que se centraba el odio de laoposición, y su amistad incondicional con la Iglesia, que lo eximía a Rosas de los preceptos más difíciles de cumplir. Por esto es que Echeverría en su libro exclama: “Caso extraño que haya estómagosprivilegiados y estómagos sujetos a leyes inviolables y que la Iglesia tenga la llave de los estómagos”. O cuando se refiere al poder abarcador y totalitario de Rosas: “Porque han de saber los lectoresque en aquel tiempo la Federación estaba en todas partes, hasta entre las inmundicias del Matadero, y no había fiesta sin Restaurador, como no hay sermón sin San Agustín”. Para Echeverría era...
tracking img