El mito snuff en el cine de ficción

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mito snuff en el cine de ficción
 
“SNUFF: Filmación de un asesinato, especialmente preparada, grabada y distribuida para la gratificación de un espectador que paga por ella“.
-David Kerekes y David Slater: Killing For Culture: An Illustrated History Of The Death Film From Mondo To Snuff.
 

En la segunda mitad del siglo XX la leyenda urbana de las “snuff movies” se instaló con fuerza enel folclore occidental. Quien dio origen al término fue Ed Sanders con su libro The Family: The Story of Charles Manson's Dune Buggy Attack Battalion, de 1971. Los miembros de La Familia, según el autor, filmaban sus matanzas. Muchos se refirieron a estos asesinatos como un quiebre cultural que propició el ocaso del movimiento flower power en Estados Unidos y un cierto advenimiento de la figuradel asesino serial como ícono de la cultura pop. En 1976, una cinta titulada Snuff se estrenó en algunos cines porno de Nueva York. Dirigida por Michael y Roberta Findlay, dos expertos en películas exploitation, el afiche promocional incluía un extraño slogan: “Rodada en Sudamérica, donde la vida es BARATA”. En efecto, las acciones transcurrían en una isla de Tigre, norte de Buenos Aires. Sobre elfinal del violento film, la narración se interrumpía para mostrar el detrás de escena. Luego de la partida del equipo de filmación, el director comenzaba a besar a una joven. Con el correr de los minutos, sus movimientos se hacían cada vez más agresivos. De pronto aparecía otro hombre, que tomaba a la mujer por la cintura. Planos de distintos ángulos mostraban cómo la apuñalaban y le arrancaban elintestino. Con el degollamiento consumado, la grabación se cortaba abruptamente, sin créditos.

El escándalo fue instantáneo, y si bien en poco tiempo se demostró que Snuff era una farsa, los rumores ya no se detendrían. El movimiento feminista fue el primero en reaccionar. Cuando Linda Lovelace, protagonista del clásico Garganta profunda, se convirtió en activista anti-porno, reveló ante laComisión General de Crimen Organizado de Estados Unidos que aquellas actrices cuyos servicios ya no eran útiles a la industria eran usualmente asesinadas delante y detrás de cámara. Pero ni Lovelace ni nadie contaban con pruebas para demostrarlo. Ted McIlvenna, director del Institute for the Advanced Study of Human Sexuality, declaró haber visto sólo tres muertes en películas pornográficas: “En doscasos, la muerte era accidental: un hombre que se moría durante una escena de sadomasoquismo y otro que se estrangulaba a sí mismo durante una asfixia autoimpuesta. El tercer caso se trataba de un bizarro acto religioso en Marruecos donde un niño jorobado era decapitado por caballos salvajes mientras algunos hombres parados alrededor se masturbaban”. Más allá del shock producido por estos films,ninguno había sido elaborado para su comercialización en el mercado negro, por lo tanto no calificaban como snuff.

El mayor revuelo tuvo lugar en 1980, con el estreno de Holocausto Caníbal, que combinaba imágenes frecuentes del cine mondo (masacre de animales, ejecuciones políticas) con la historia de cuatro jóvenes documentalistas devorados en el Amazonas. Luego de verla Sergio Leone leexpreso a Ruggero Deodato, el director: “¡Qué buena película! La segunda parte es una obra maestra del realismo cinematográfico, pero todo luce tan real que, creo, tendrás muchos problemas con todo el mundo”. La leyenda del spaghetti western tenía razón. Deodato fue llevado a juicio por el asesinato de los protagonistas. Éstos, que habían firmado un contrato publicitario para no aparecer en los mediosdurante un año y así fortalecer las sospechas, debieron salir a la luz pública para salvar al cineasta de la cárcel.

En su artículo “Final Cuts: The History of Snuff Films“, Geoff Smith definió el snuff como un concepto cinematográfico intrigante: “No sólo se trata del asesinato. Es el asesinato con un cameraman -y por extensión un espectador- que observa pasivamente. Cuando se utiliza con...
tracking img