El mito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1179 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MITO
Los mayas
En los orígenes, cada civilización tuvo su propia cosmogonía. La cosmogonía es un término que deriva del griego y significa "origen del mundo", es un mito que pretende explicar el origen del mundo y del hombre.
Los Aztecas, como otras civilizaciones, tuvieron su propia cosmogonía y sus dioses. Creían que el mundo había sido creado y destruido cuatro veces y que ésta era laquinta creación. Esto lo explica la leyenda de los cinco soles.

CHISTE
Va un gallego conduciendo por Londres y da la radio, cuando justo
estaban dando las noticias, y escucha:
- Atención, atención, se le comunica a los automovilistas que hay
un loco manejando en sentido contrario al tránsito! Tengan cuidado!
Y el gallego dice:
- Como que uno? miles!

REFRAN
A bien obrar, bien pagarCANCION
Aprendí que el Amor es bueno
Y que a veces no es eterno
Aprendí a reír y hasta llorar por ti

Aprendí a conocer la gloria
A crear una nueva historia
Y me puse a pensar, que eras para mi

Aprendí a entregarlo todo
A querer decualquier modo
Aprendí amarte tanto
Arribar con tus encantos

Aprendí a sonar por ti
Me ensene a sobrevivir
Aprendí a secar mi llanto
Con recuerdos de tu Amor

Aprendí a perdonarte
Lo que tu me lastimaste
Paraque Amarte tanto
Si hoy no tengo tu calor
Aprendí tan solo a necesitarte
Y no he aprendido a olvidarte
Y no he aprendido a olvidarte.LEYENDA
LA LLORONA
Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en sus casas a la hora de la queda, tocada por las campanas de la primera Catedral; a media noche y principalmente cuando había luna, despertaban espantados al oír en la calle, tristes yprolongadísimos gemidos, lanzados por una mujer a quien afligía, sin duda, honda pena moral o tremendo dolor físico.

Las primeras noches, los vecinos contentábanse con persignarse o santiguarse, que aquellos lúgubres gemidos eran, según ellas, de ánima del otro mundo; pero fueron tantos y repetidos y se prolongaron por tanto tiempo, que algunos osados y despreocupados, quisieron cerciorarse con suspropios ojos qué era aquello; y primero desde las puertas entornadas, de las ventanas o balcones, y enseguida atreviéndose a salir por las calles, lograron ver a la que, en el silencio de las obscuras noches o en aquellas en que la luz pálida y transparente de la luna caía como un manto vaporoso sobre las altas torres, los techos y tejados y las calles, lanzaba agudos y tristísimos gemidos.Vestía la mujer traje blanquísimo, y blanco y espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad dormida, cada noche distintas, aunque sin faltar una sola, a la Plaza Mayor, donde vuelto el velado rostro hacia el oriente, hincada de rodillas, daba el último angustioso y languidecimos lamento; puesta en pie, continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismorumbo, al llegar a orillas del salobre lago, que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios, como una sombra se desvanecía.

"La hora avanzada de la noche, - dice el Dr. José María Marroquí- el silencio y la soledad de las calles y plazas, el traje, el aire, el pausado andar de aquella mujer misteriosa y, sobre todo, lo penetrante, agudo y prolongado de su gemido, que daba siempre...
tracking img