El ojo de la aguja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (608 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El ojo de la aguja
¿De qué hablamos cuando hablamos de microhistoria?
Justo Serna Anaclet Pons

«Todos los días tienen su historia, un solo minuto daría para contar durante años, el mínimo gesto,el desbroce minucioso de una palabra, de una sílaba, de un sonido, por no hablar ya de los pensamientos, que es cosa de nunca acabar pensar en 10 que se piensa, o se pensó, o se está pensando, y quépensamiento es ése que piensa el otro pensamiento, no acabaríamos nunca.» .José SAHAMACO, Alzado del suelo «-¡Al fin!, hemos dado con un indicio -dijo Valentín, blandiendo el bastón-o Aquella vidrierarota... -¿Qué vidriera? ¿Qué indicio? -preguntó el inspector-. ¿Qué prueba tenernos para suponer que eso sea obra de ellos? Valentín casi rompió su bambú de rabia. -¿Pues no pide prueba este hombre,Dios mío? -exclamó---. Claro que hay veinte probabilidades contra una. Pero, ¿qué otra cosa podernos hacer? ¿No ve usted que estarnos en el caso de seguir la más nimia sospecha, o de renunciar e irnosa casa a dormir tranquilamente?»

G. K. CllESTEHTON, El candor del Padre Brown

1. Uno de los hechos más sorprendentes de la reflexión historiográfica española es el tratamiento dado a lamicrohistoria. En efecto, si repasáramos algunos de los textos historiográficos más conocidos

94

Justo Serna y Anaclet Pons

producidos en nuestro país durante la última década veríamos cómo secomparte un silencio, de entrada, incomprensible en torno a esta corriente. Las obras de .Tosep Fontana (1982), Pelai Pagés (1985), Santos .Tuliá (1989) Y .Tulián Casanova (1991) no contienen ni una solapágina que haga referencia a 10 que aquélla significa. O por considerarse poco relevante o, como confesaba .Tuliá, «por razones lingüísticas», lo cierto es que la microhistoria (italiana,particularmente) no ha merecido atención alguna en las obras mayores de la historiografía española 1. Tal vez, el silencio se deba sin más al retraso con el que se ha dado cobijo a una corriente que era, en los...
tracking img