El origen de las lengua neolatinas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3099 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 28 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ORIGEN DE LAS LENGUAS NEOLATINAS (CRISIS DEL LATÍN Y FORMACIÓN DE LOS IDIOMAS ROMANCES 1 ) Patrizia Di Patre Pontificia Universidad Católica del Ecuador Escuela Politécnica Nacional 1.- ¿CÓMO MURIÓ EL LATÍN? ¿A través de qué canales, y bajo qué especie de influencias, se produjo la caída fatal, el derrumbe de un sistema tan sofisticado y, a la vez, tan sólido? Trataré de ofrecer al respectouna explicación sencilla, totalmente exenta de dificultades. Quiero decir que voy a prescindir de todos los factores socio-económicos, políticos e históricos – los cuales estuvieron ciertamente involucrados en la fatídica desaparición –, para concentrarme únicamente en la dinámica interna del proceso analizado 2 . Describiré los hechos, tal y como se verificaron: a ustedes, los lectores, dejo laingrata tarea de localizar culpables, y la responsabilidad histórica de celebrar, o condenar, eventos de tal trascendencia. Para empezar, hay que reconocer la tremenda fascinación que el latín siguió ejerciendo en el ánimo de todos, en época medieval. El latín era la lengua “gramatical” por excelencia: el lenguaje culto, por antonomasia. ¿Los idiomas modernos? Se consideraban “vulgares”, lengua del“vulgo” (palabra que deriva, naturalmente, del latín: vulgus). El pueblo hablaba en vulgar, supuestamente; las personas cultas, en latín. ¿Cómo así?, me parece oír exclamar: ¿Entonces, en la Edad Media, la clase cultivada seguía hablando latín, mientras que el pueblo se expresaba en los idiomas románicos? Nada de eso; el latín se escribía, por supuesto, y los sabios lo utilizaban en sus diatribas yescritos científicos (es decir, en todas las circunstancia “solemnes”, oficiales); pero el lenguaje hablado, por lo menos cotidianamente y en forma “afectivo-práctica”, como
1

Se entiende por “romance” -también lengua neolatina o románica- el idioma derivado del latín, como el español (uno de los más cercanos a la lengua progenitora), el portugués, el italiano, el francés o el rumano, al ladode muchos otros derivados con características fuertemente conservadoras, como el sardo, hablado únicamente en Cerdeña. 2 Véanse al respecto los óptimos e insustituibles volúmenes compuestos, respectivamente, por A. MEILLET (Esquisse d’une histoire de la langue latine. Paris, 19526) y L.R. PALMER (The Latin Language. London, 19611).

1

solía decir un insigne romanista 3 , no era otra cosa sinoel romance, o sea, el vulgar de cada país 4 . Pero los medievales estaban convencidos de algo realmente inaudito; se hallaban, como diría ahora un joven ecuatoriano, completamente “fuera de foco”. Creían en suma que hasta en la Roma de Cicerón, de César, había dos lenguas diferentes: la una, propia de personas cultas y hablada por las mismas; la otra, privativa del pueblo. Según esta teoría elvulgar habría existido desde siempre, conviviendo con el latín durante toda su historia. ¿Increíble, no? El mismo Dante Alighieri 5 , tan refinado y moderno en otros aspectos, estaba convencido de eso, y sostenía que mientras los niños “bien”, en la época romana clásica, hablaban latín y decían por ejemplo “focus”, los demás aprendían un lenguaje más sencillo, más natural, y recurrían, dependiendode su procedencia, a las palabras “fuego” o “fuoco”, o “feu”. Hasta circulaba un chiste muy divertido, según el cual cierto señor se obstinaba en hablar latín con su esclavo, el cual no podía entenderlo, obvio; y el pobre se devanaba los sesos en tratar de explicarse por qué su amo, en vez de utilizar siempre la misma palabra para pedirle la llave de su mansión, empleaba variadas formas de ella.Tan pronto decía, en efecto, “da mihi clavem”, como preguntaba: “Ubi clavis?”, recurriendo así al sistema latino de declinaciones, donde “la llave” como sujeto es diferente de “la llave” en función de complemento directo. Hasta que al fin, ya cansado, prorrumpió en esta célebre exclamación: “Modo clavis, modo clavem: numquam vidi homo talem!”.
Mi maestro de filología dantesca en la Universidad...
tracking img