El origen del poderío económico de la iglesia católica y su integración en el sistema feudal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2902 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El origen del poderío económico de la Iglesia católica y su integración en el sistema feudal

Al llegar el siglo V había aumentado extraordinariamente la propiedad de la Iglesia. Ya antes de esta época Constantino concedió a la Iglesia el derecho de adquirir bienes. Desde la época de los hijos de Constantino se inició la suspensión del culto pagano y empezaron a confiscarse los bienes de lostemplos paganos y su transferencia por donación a los cristianos. Durante el siglo V se implantó la costumbre de nombrar heredera a la Iglesia cuando se carecía de hijos y se hacían donativos de parte del patrimonio para la salvación del alma. Este proceso determinó desde el principio una tendencia de índole económica que impregnó sustancialmente incluso las actividades espirituales de la Iglesia.El ideal de los cristianos primitivos se refugió en el ascetismo[1] que originó la vida monástica. La sociedad cristiana medieval especializó en él en cierta forma la eficacia moral con vistas a la salvación. La función de los monjes era la de adquirir méritos para sí y para los demás. De aquí las numerosas donaciones de que eran objeto. Se daba por supuesto que por medio de estos dones losfieles participaban en los beneficios de las mortificaciones y de los méritos que éstas engendraban. Pero cuando los monasterios se hicieron ricos y poderosos administrando vastos dominios y dirigiendo un numeroso personal, el ideal monástico cedió forzosamente ante otras preocupaciones. En una sociedad en la que dominaban el interés y las pasiones, las costumbres monásticas degeneraron rápidamente;los desórdenes y las ambiciones hicieron su aparición y de modo intermitente los reformadores reclamaban el retorno a la regla primitiva. Las órdenes religiosas pasaron así por una serie de alternativas entre el ascetismo y la relajación.

Los obispos y los abades[2] son barones feudales. Se arrogaban títulos feudales y creaban verdaderas dinastías que transmitían sus poderes a sus hijos y a susbastardos. Obispos y monjes administraban sus dominios tan duramente como los señores y exigían los diezmos y los tributos con análogo rigor. La inmensa mayoría de las sublevaciones de los campesinos se produjeron en tierras eclesiásticas. La servidumbre persistió en estas, más tiempo que en las de los nobles y los reyes.

La Iglesia no ha combatido nunca el principio de la esclavitud, hareglamentado su estado prohibiendo, por ejemplo, la venta de esclavos a los paganos, pero nunca ha suscitado dudas respecto a su legitimidad; los obispados y los monasterios la han utilizado sin escrúpulos.

"La paz de Dios" y la "tregua de Dios" instituidas en los siglos X y XI no fueron nunca inspiradas por sentimientos religiosos ni humanitarios, sino por la necesidad de proteger las tierraseclesiásticas mal defendidas y a su personal y comitentes contra las depredaciones; y estas medidas tardías no tuvieron sino una limitadísima eficacia.

Desarrollo del poderío económico de la Iglesia

Fortuna de la Iglesia

La extensión de la propiedad territorial y la cuantía de la fortuna de la Iglesia durante la Edad Media y en los tiempos modernos no han sido conocidos nunca. La impresión quefluye de todas las fuentes es que fueron inmensas. Boissonade opina que la Iglesia llegó a poseer entre los siglos X y XI de un tercio a la mitad de la propiedad inmueble de la Europa occidental. Pero la influencia de la Iglesia se explica más que por la cuantía de sus bienes por la influencia que ejerció la doctrina oficial de la misma sobre la propiedad de la tierra. La Iglesia, gran propietaria,estimaba la propiedad de los fieles como una posesión fiscalizada por ella misma. Según su punto de vista, el rico era un ecónomo por cuenta de la providencia divina y su oficio consistía en dar limosna a los pobres. La fortuna era considerada por la Iglesia como un favor divino que los ricos debían compensar dando una parte a los monasterios y a la Iglesia administradora de los bienes de los...
tracking img