El paneton de los poetas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (393 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Panteón de los Poetas - Editorial


Frase de la semana
"El ídolo de hoy arrincona al héroe de ayer, y a la vez lo reemplaza por el héroe del mañana."
-Washington Irving

A veces, comoel mar trae tesoros a la playa (Ciudades y tesoros perdidos), el azar, la coincidencia o alguna cosa diferente nos devuelve objetos hace tiempo perdidos. La alegría que sentimos en esos momentos es,tal vez, desproporcionada con la ofrenda, sobrepasa cualquier agradecimiento cotidiano.

Es que algo o alguien nos ha devuelto un fragmento de lo que fuimos en el pasado, hay una muerte menos ennuestro corazón (Cómo tener un buen corazón).

Y esto, precisamente esto, me ocurrió cuando una vieja amiga (Breve ensayo sobre el afecto, amor y amistad) me devolvió un todavía más viejo cuaderno:allí estaba el poema de mis 18 años, que con soberbia y candidez escribí; el largo poema que enumera a “todos” los poetas (Adolescencia: ¿Quo vadis?).

Es muy útil, en realidad, como una especie deguía “telefónica”, como catálogo, como mapa… (Mapa conceptual y mental).

Y también porque el recuerdo de las noches que pasé en vela escribiéndolo no se borra (El mundo de las letras).

ElPanteón de los Poetas

Desnos, no era necesario tu poema de amor

con el que yo quería llorar sin conseguirlo

ni el infierno bordado de Rimbaud

ni la gloria en carros de fuego que trajo aBaudelaire

con el olor de la carne y el aire. (Bien vale un verso)

Y el interior de la rosa de Rilke es pura vanidad

así como la juventud de Dylan Thomas

o el grito de acero de Allen Guinsbergo la selva en flor y el perfume del grito de Whitman

o las oscuras calles de Poe. (El cuento de terror)



No era necesario pagar la vida de Villon

ni templar el infierno de Quevedo, yaque con él se sonreía,

o bajar a las graves y dulces campanas de John Donne a veces las terribles

llamas del otoño, ni sentarse sobriamente junto a Eliot

o resistir la noche con Novalis o...
tracking img