El papel de la violencia en la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 118 (29346 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El papel de la violencia en la historia

F. Engels
EL PAPEL DE LA VIOLENCIA
EN LA HISTORIA

EL PAPEL DE LA VlOLENCIA
EN LA HISTORIA[1]

Apliquemos ahora nuestra teoría a la historia contemporánea de Alemania y a su
práctica de la violencia a hierro y sangre. Veremos claramente la causa de que
la política de hierro y sangre había de tener éxito temporal y de que deba
hundirsepor fin.
En 1815, el Congreso de Viena[2] vendió y repartió Europa de tal manera que el
mundo entero pudo convencerse de la incapacidad total de los potentados y los
hombres de Estado. La guerra general de los pueblos contra Napoleón fue la
reacción del sentimiento nacional de todos los pueblos que éste pisoteara. En
recompensa, los príncipes y los diplomáticos del Congreso deViena pisotearon
aún con más desprecio este sentimiento nacional. La dinastía más pequeña valía
más que el pueblo más grande. Alemania e Italia volvieron a ser fraccionadas
en pequeños Estados. Polonia fue desmembrada por cuarta vez, Hungría seguía
subyugada. Y no se puede decir siquiera que los pueblos hayan sido víctimas de
una injusticia: ¿por qué lo admitieron y por qué saludaron enel zar ruso[*] a
su liberador?
Pero eso no podía durar mucho. Desde fines de la Edad Media, la historia
trabaja en el sentido de constituir en Europa grandes Estados nacionales. Sólo
Estados de ese tipo forman la organización política normal de la burguesía
europea en el poder y ofre-

[*] Alejandro I. (N. de la Edit.)

cen a la vez, la condición indispensable para elestablecimiento de la
colaboración internacional armoniosa entre los pueblos, sin la cual es
imposible el poder del proletariado. Para asegurar la paz internacional, es
preciso primero eliminar todos los roces nacionales evitables, es preciso que
cada pueblo sea independiente y señor en su casa. Y, efectivamente, con el
desarrollo del comercio, de la agricultura, de la industria y, a lavez, del
poderío social de la burguesía, el sentimiento nacional se había elevado en
todas partes, y las naciones dispersas y oprimidas exigían unidad e
independencia.
Por ello, en todas partes, excepto Francia, la meta de la revolución de 1848
era satisfacer las reivindicaciones nacionales a la par que las exigencias de
libertad. Pero, detrás de la burguesía, que merced alprimer asalto, se vio
victoriosa, se alzaba por doquier la figura amenazante del proletariado, con
cuyas manos, en realidad, había sido lograda la victoria, y eso puso a la
burguesía en los brazos del adversario recién vencido, en los brazos de la
reacción monárquica, burocrática, semifeudal y militar, de cuyas manos
sucumbió la revolución de 1849. En Hungría, donde las cosas ocurrieronde otro
modo, entraron los rusos y aplastaron la revolución. Sin contentarse con eso,
el zar se fue a Varsovia y se erigió en árbitro de Europa. Nombró a Cristiano
de Glucksburg, su dócil criatura, para la sucesión del trono de Dinamarca.
Humilló a Prusia como ésta jamás había sido humillada, prohibiéndole hasta los
más tímidos deseos de explotar las tendencias alemanas a la unidad,constriñiéndola a restaurar la Dieta federal[3] y a someterse a Austria. Todo
el resultado de la revolución se redujo, por tanto, a primera vista, a la
instauración en Austria y Prusia de un gobierno de la forma constitucional,
pero en el espíritu viejo. El zar ruso se hizo amo y señor de Europa aún más
que antes.
Pero, en realidad, la revolución sacó de un solo poderoso golpe ala
burguesía, incluso en los países desmembrados y, en particular, en Alemania,
de la vieja rutina tradicional. La burguesía logró una participación, aunque
modesta, en el poder político, y cada éxito político suyo lo utiliza en
beneficio del ascenso industrial. El [4], que felizmente había
pasado, mostró a la burguesía de una manera palpable que debía poner fin de
una vez y...
tracking img